Otomíes enfrentan “La nueva conquista”

Por Antonio De Jesús Aguado

“Esta es la nueva conquista, nos quieren desaparecer”
- Magdaleno Ramírez

Ocho pesos por metro cuadrado fue la propuesta de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para que los ejidatarios de Cruz del Palmar vendieran la tierra por la que pasaría la Autopista Bicentenario. “Quince pesos fue la oferta más alta”, dijo el comisariado de Cruz del Palmar, Guillermo Ramírez. “Nos dijeron que la tierra era patrimonio de la nación, y que la autopista se haría quisiéramos o no” y la persona de Comunicaciones y Transportes que les visitó, dijo que si se resistían, al final probablemente no se les pagaría nada; por esa razón, según Ramírez, se vieron obligados a firmar un acuerdo en el que en el futuro aceptarían vender la tierra al precio final “pues de algo y nada pensamos” dijo. Según el ejidatario, en lugares cercanos como Taboada, el metro cuadrado se ha vendido hasta en 400 pesos.

La Cruz del Palmar

Es una de las 27 comunidades indígenas más grandes, 710 hectáreas, y pobladas de San Miguel de Allende, 1,500 habitantes—dice Magdaleno Ramírez, presidente del Comité Estatal de Pueblos Indígenas. Ramírez asegura que los pobladores otomíes han habitado el lugar desde tiempos inmemoriales y que se instalaron en el área porque era un lugar fértil, en el que podían vivir de la agricultura, de la caza y sobre todo de la pesca que obtenían de la cuenca del Laja. En ese lugar construyeron centros ceremoniales, como el de La Soledad y muchos otros que actualmente están cubiertos por maleza y que podrían ser impactados por la construcción de la nueva vía de comunicación.

Graciela Cruz, historiadora sanmiguelense dijo para Atención que La Cruz del Palmar es una zona muy importante para San Miguel, ya que se ha comprobado que la cuenca del Laja ha sido habitada desde la época prehispánica hasta la actualidad. Cruz comentó que existían tres microrregiones a lo largo de la cuenca que se vinculan por su tradición otomí. Las microrregiones eran: El Llanito (en Dolores Hidalgo),  Atotonilco que agrupaba comunidades como: Cañadas, la Petaca, Montecillo de Nieto, Montecillo de la Milpa; La tercera microrregión era La Cruz del Palmar, una región en la que se integran parte de las tierras que fueron mercedadas, tanto a los pobladores otomíes que recibieron privilegios por su relación con el proceso de conquista, como a los españoles que poblaron los territorios desde las primeras incursiones de los españoles.

La Cruz del Palmar se asocia con el cerro, el agua, los ancestros, el sol y con la deidad otomí, “El padre viejo, dijo Cruz, que todas las comunidades están conectadas y por ello la concepción de su territorio es integral y no se puede concebir desligado: el camino, la plaza, el puente, el cerro o el coecillo; por ejemplo las capillas virreinales de uso doméstico o comunal están integradas al territorio, a los astros, a las montañas y a su pasado prehispánico por eso están orientadas hacia los coecillos, para los indígenas el territorio explica su existencia humana. Cruz agregó que la frontera no se puede marcar porque impide la comunicación entre las comunidades que naturalmente han estado conectadas por distintos procesos. “Los otomíes han luchado permanentemente por su territorio a lo largo de los siglos”.

“Esta es la nueva conquista, nos quieren desaparecer”, comentó Magdaleno Ramírez.

La autopista

En diciembre de 2010, el gobierno del estado de Guanajuato y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes acordaron concesionar la “Autopista Bicentenario”, que tendría un costo de 2 mil quinientos millones de pesos. El mismo mes, Juan Manuel Oliva, entonces gobernador del estado, anunció que la carretera tendría una extensión de 80 kilómetros, indicando que comenzaría en Silao, pasando por Guanajuato desembocando en el Xoconoxtle para concluir en San Miguel de Allende.

En 2012 varios activistas sociales hicieron público un documento en el que alertaban a las autoridades y asociaciones interesadas en el patrimonio tangible e intangible de San Miguel “sobre el impacto destructivo que el trazo tentativo de la autopista causaría sobre el patrimonio social, cultural y natural de la cuenca oriente del río San Marcos-San Damián y Laja. Los involucrados establecieron que en la posible zona a impactar surgieron las primeras comunidades agrícolas de la región “con sus observaciones cósmicas, mitos y rituales ancestrales proyectados en sitios arqueológicos. Se impactarían cascos de exhaciendas, capillas de indios, calvarios, manantiales, caminos reales, puentes, caminos procesionales centenarios en uso, además de humedales que dañarían la ruta migratoria de la mycteria americana—ave amenazada de extinción.

A pesar de lo anterior, el 2 de julio de 2013, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes publicó una licitación para la construcción del proyecto y el fallo se anunciaría el 17 de septiembre del mismo año. La construcción comenzaría en enero de este año y comenzaría a operar en enero de 2016. Sin embargo, el 22 de julio del año pasado, Magdaleno Ramírez interpuso un amparo en contra del trazo de la carretera y en septiembre—de 2013—un juez ordenó la suspensión provisional del proceso de licitación.

Actualización

Recientemente, en una entrevista se cuestionó al gobernador del estado Miguel Márquez sobre el tema y éste dijo que el gobierno del estado está luchando por la autopista, pues es una gran oportunidad de acceso sin afectar a las comunidades indígenas.

El trazo fue cambiado, sin embargo los pobladores indígenas insisten en que se realice el primer trazo, el que menos los impacta y va cercano al Xoconoxtle en Dolores Hidalgo. Márquez aseguró que si la carretera no se realiza “tendría que haber otros intereses” y a las personas que están haciendo labor en contra de ésta “ya los juzgará la historia”. La autopista, aclaró el gobernador, “es parte fundamental para el progreso de Silao, San Miguel y Guanajuato”. Según Miguel Márquez Márquez, se le ha dicho a Magdaleno que se les pondrá un parador para que vendan sus artesanías, que será un área de oportunidad para que crezcan ya que “al estar la carretera es más fácil que lleguen los servicios, podemos apoyarlos, estamos en la mejor disposición” dijo y sentenció “se estaría privilegiando un interés muy particular sobre uno general, hay miles y miles de personas que sí quieren esta carretera”.

Posterior a esas declaraciones, Magdaleno Ramírez reiteró para Atención que no están en contra de la construcción de la autopista sino del trazo, porque aunque se modificó y no impacta un centro ceremonial en Cruz del Palmar, no resuelve el efecto destructivo sobre su territorio y vida social. Indica que apoyan el desarrollo regional que ésta pueda traer, pero a la comunidad, dijo, no traería ningún beneficio además de que la carretera no contempla entradas ni salidas en el territorio indígena y los pobladores, por lo tanto, no podrían hacer uso de ella.

“La historia me juzgará, pero también puede absolverme”, sentenció Ramírez  y agregó que el parador que el gobierno del estado quiere construir para que los indígenas vendan sus artesanías no les beneficiaría, “pues no somos artesanos” dijo, aclarando—mientras señalaba los cultivos—pues aquí “somos agricultores”.

En una carta enviada a un medio estatal como réplica por los comentarios del gobernador, Magdaleno Ramírez—quien es apoyado por indígenas de las 27 comunidades para que no se construya la carretera—indica que el proyecto de la autopista no ha sido bloqueado por los indígenas sino por un tribunal federal e indica que la manifestación actual de impacto ambiental no ha cubierto los requisitos solicitados por la SEMARNAT (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales) y aclara que entre ellos el referente a la presencia en la cuenca, del mineral erionita potásica, asociado a la mortandad por cáncer de pulmón y mesioteloma maligno “reportada por investigadores del Centro de Geociencias de la UNAM.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg  photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove