photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Profesor Ignacio Chávez, un sanmiguelense ejemplar

Personaje del mes

Por Sandra Ríos

Profesor Ignacio Chávez

El profesor Ignacio Chávez Espino, oriundo de San Miguel de Allende, con 79 años de edad y maestro desde hace más de 50 años, sigue impartiendo clases particulares a algunos extranjeros que radican en San Miguel. En esta ocasión compartió con Atención algunas experiencias y recuerdos de su niñez y formación como maestro.

Sandra Ríos- Cuéntenos acerca de cómo empezó a impartir clases

Ignacio Chávez- Yo estudié en El Instituto Federal de Capacitación del Magisterio, actualmente reconocido como Centro de Actualización del Magisterio (CAM). Soy maestro normalista, fui maestro rural y co-fundador de la escuela de idiomas del Instituto Allende en el año 1972, en donde impartí clases durante 10 años. Daba clases de introducción de Literatura Latinoamericana e Historia de México.

S.R.- Cuéntenos de aquella época en donde usted fue profesor del Instituto Allende

I.CH.- Fue una época brillante, el Instituto Allende era un emporio cultural. Nell Harris (esposa del ex gobernador de Guanajuato, de aquél entonces, Enrique Fernández Martínez y madre de los actuales propietarios del Instituto, Rudy y Jaime Fernández) me invitó a dar clases. En ese tiempo se tenía un programa entre Estados Unidos y el gobierno mexicano para que los veteranos de guerra vinieran a estudiar arte. Fue una época extraordinaria con un grandes pintores como James Pinto.

S.R – Después de esos diez años ¿qué hizo usted?

I. CH. – Seguí enseñando español, aproveché toda mi experiencia del Instituto, ya que yo soy autodidacta al 100%. Aprendí a leer a los 5 años y leía hasta los papeles de la calle.

S.R. – Usted estuvo muy inmerso dentro de la literatura, cuéntenos más acerca de esto

I. CH. – Yo tenía una biblioteca de aproximadamente 5,000 libros y me especialicé en analizar la literatura. Margarito Ledesma fue mi maestro, así como Miguel Malo Zozaya que me enseñó español, química, biología, etc. además de que fue mi padrino y maestro de tres generaciones, el primer director de Bellas Artes y encargado de todas las boticas de San Miguel. Hay un libro que se llama “Buenos, Malos y Regulares” escrito por un pariente de mi padrino, Leopoldo de Samaniego, que por cierto, fue el primero en hablar en la estación de radio XEW y que fue un gran amigo mío.

S.R. – Usted conoció a Stirling Dickinson, cuéntenos un poco acerca de su relación con él

I. CH. – Yo fui muy amigo de Stirling Dickinson, el primer norteamericano que vino a San Miguel y que creó un orquidiario que aún existe cerca de Santo Domingo, que fue el fundador de Bellas Artes en San Miguel, su ayudante fue Felipe Cossío del Pomar, que también fue muy buen amigo mío y del presidente Lázaro Cárdenas al que le escribió una carta para obtener el permiso legal del edificio que ahora es Bellas Artes y que lo fundó en conjunto con Dickinson. Su óptica acerca de San Miguel, fue el de una ciudad artística por excelencia.

S.R. ¿Cómo fue su infancia en San Miguel?

I. CH. – Mi padre trabajaba en teléfonos Erickson y después en Teléfonos de México, lo que me dio la oportunidad de conocer muchas casas en San Miguel de Allende, por allá del año de 1935. Mi padre me llevó conocer a ciertos personajes, como a Mario Moreno Cantinflas,  que era muy simpático, tenía su casa en la Ermita. En aquél entonces  yo tenía 8 años de edad. También conocí a Rodolfo Gaona y Lorenzo Garza (toreros), José Chávez Morado (pintor y maestro en Bellas Artes), Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, Archipenko (escultor) y a José Alfredo Jiménez, quien fue un gran amigo de mi padre.

S.R.- Cuéntenos un poco más de lo que fue San Miguel, en aquél entonces

I.CH. Yo asistí a la inauguración de la Biblioteca Pública. Solamente hay dos bibliotecas, la de Morelia, Michoacan y la de aquí, tan buenas como la de Benjamín Franklin. De las cosas notables que se hacen aquí es la fusión de norteamericanos y mexicanos. Esta Biblioteca es una obra filantrópica que otorga becas; ésto es algo que me anima, porque ayuda a los talentosos muchachos mexicanos y es maravilloso.

S.R.- Ya que fue maestro ¿qué opina acerca de la educación de hoy en día en México?

I.CH.-Desgraciadamente el sindicato de Elba Esther Gordillo echó a perder la educación en este país, ella fue un producto de Salinas de Gortari. Todo es un fraude. El sindicato se apropió de muchísimas plazas que da a sus amigos y actualmente están viviendo del presupuesto. Todo lo que hacen es muy demagógico.

S.R.-¿Que se podría hacer al respecto?

I.CH. Primeramente que se destape la cloaca del CENTE y que le den oportunidad a los disidentes, como a los de Michoacán o Oaxaca. Se necesita una tremenda restructuración.

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove