photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

La historia detrás de Los Locos

Por Antonio De Jesús aguado

La tradición del desfile de Los Locos, nació en las huertas de las tierras fértiles del San Miguel de antaño, de la época en la que el área que rodeaba al centro estaba plantada con árboles de ciruelo, pera, manzano y guayabo; fruta que a lo largo del tiempo se convirtió en dulces.

Anualmente, el domingo posterior al 13 de junio, para celebrar la fiesta de San Antonio de Padua, los locos, que tienen como patrón a San Pascual Bailón, inundan las calles de la ciudad con múltiples disfraces de hadas, brujas, payasos, quinceañeras, novias fugitivas, catrinas, estrellas de rock que pasan, desde lo más grotesco y terrorífico, a lo divertido y hermoso. Al tiempo que los locos danzan al ritmo de música duranguense, banda, norteño, tropical o mariachi, lanzan miles de dulces que son atrapados por los “mirones”.

La bendición de las cosechas y los cuadros

cosechaba desde higos hasta manzanas. Cercano a la fecha de cosecha—que en el pasado era en mayo, cuando caían las últimas lluvias—se dice que los hortelanos asistían (instruidos por los frailes franciscanos) al templo de la Tercera Orden a bailar en honor a San Pascual Bailón, para pedirle por un año próspero y por cosechas abundantes. Por la tarde, los frailes asistían a los huertos y los bendecían para que la cosecha pudiera comenzar.

La danza de Los Locos no es tan antigua como se cree, pues comenzó en el siglo XIX, aunque no se conoce la fecha precisa. Se comenta que los bailes de los hortelanos, llamó la atención de los curiosos que anualmente comenzaron a acercarse para ver, abarrotando los lugares y sin dejar espacio para que éstos bailaran. Por ello, conforme pasó el tiempo, los hortelanos comenzaron a vestirse de espantapájaros para asustar a la muchedumbre y hacer espacio para los danzantes. Además, con el tiempo fueron agregando tlacuaches, mapaches, zorrillos y otros animales que encontraban en los huertos, para asustar a la gente. Así es como la gente comenzó a llamarlos “Los Locos”.

Los grupos de hortelanos, bailaban únicamente al ritmo de un tambor y una chirimía. Al ir desapareciendo las huertas, únicamente quedaron los hortelanos, quienes siguieron disfrazándose anualmente como tradición, surgiendo así el primer cuadro de locos, y el más antiguo de la ciudad, el Cuadro del Parque de Antonino Velázquez, formado por varios capitanes, que posteriormente, debido a problemas que nunca se han conocido, se separaron para formar en 1961 el Cuadro Nuevo de Primitivo Luna. Años más tarde surgió el Cuadro Antiguo de Faustino Rubio, y finalmente el Cuadro del Tecolote—ubicado en el barrio con el mismo nombre. Actualmente, cada cuadro incluye 13 familias.

La primera imagen de San Pascual Bailón es una pintura en latón, que curiosamente por los problemas que surgieron a finales de 1950, ésta fue custodiada por una familia ajena al cuadro y la pintura terminó con el cuadro más reciente, el del Tecolote.

La adhesión a la fiesta de San Antonio

El Cuadro de Locos del Parque participaba a inicios de los 50 en la fiesta de San Antonio, y sus integrantes salían bailando del lugar en el que se encontrara el santo—ya que visitaba las casas de los miembros—pasaban por el centro, con el objetivo de anunciar la fiesta de San Antonio y de invitar a la gente a la Parroquia del Santo.

La señora Angelita Martínez, actual capitana del Cuadro Nuevo, dijo para Atención que el desfile de Los Locos en honor a San Antonio, tal como se conoce ahora, no es tan antiguo pues data de hace unos treinta años,

El Obraje, San Juan de Dios y el Parque eran las áreas más fértiles de la ciudad, y por eso allí prosperaron huertas, en las que se

cuando un cura de la parroquia de San Antonio convocó a todos los cuadros de locos existentes a celebrarles una misa para que posteriormente salieran rumbo al Jardín. “La primera vez salieron del puente de Guanajuato”, dijo.

El señor Juan José Montiel ha participado en la festividad de San Antonio de Padua desde hace 45 años y recordó que en el pasado, en la explanada de San Antonio todo era terracería y sólo bailaban unos veinte locos del Cuadro del Parque. Era tradición que se hiciera un corral de madera en donde entraban los locos a bailar “disfrazados de marotas” y les soltaban una vaquilla. También  había una danza de hortelanos, consistía en parejas “los hombres vestían unos chalecos y shorts de colores chillones, y unas medias con cascabeles. Las mujeres vestidos  y canastas con frutas”. Según Montiel, bailaban unas doce canciones a ritmo de chirimía y tambor. Jorge Baeza del Cuadro Antiguo coincidió con esta descripción.

Baeza dijo que el Cuadro Antiguo tiene unos 50 años de haber sido fundado, y que actualmente está formado por 13 familias. Agregó que tratan de conservar la tradición del desfile lo más apegada al pasado, con disfraces discretos y máscaras artesanales. Mencionó que la música de chirimía y tambor se sustituyó por música de viento, que a la vez fue desplazada por los sonidos, aunque ello también se debió a los altos costos de las bandas, que llegaban a cobrar hasta 15 mil pesos por el recorrido.  Agregó que su abuelita, encabeza el cuadro en el desfile, tocando un tambor, para recordar la música original. Es además el único cuadro que incluye un torito como se hizo en el pasado. El contingente de este cuadro es el más numeroso, pues en el grupo llamado “pelotera” (que se incluyen todos los locos que llegan a bailar y no pertenecen a un cuadro familiar) llegan a tener hasta dos mil personas, sin embargo, el cuadro no es responsable de estos participantes.

Esmero en las máscaras

El señor Juan José Montiel, invitó a Atención a su taller, en el que crea máscaras de papel maché, que van desde un tamaño regular hasta las gigantes simulando a Dumbo, Pinocho, demonios y personajes de películas como Mi villano favorito. Dijo que ha inculcado en su familia la tradición de participar en esta festividad, desde hace unos 25 años, y sus hijas son muy fieles “a la bailada”. Este año, su grupo mostrará a todos los personajes de Mi villano favorito y ya tiene las máscaras. Además dijo que incluirá veinte minions.

Para crear las imágenes de los personajes primero crea esculturas de plastilina, para hacer los moldes con yeso. Una vez hecha la máscara, se termina con papel blanco, se pinta con un fondo blanco y finalmente se le da color.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove