Melodía ininterrumpida: el Festival de Cámara San Miguel de Allende se revitaliza y tendrá lugar próximamente

Por Fredric Dannen

Ginny and Alberto

El año pasado, entre Navidad y Año Nuevo, apareció en este diario una carta al editor dirigida “A todos los amantes de la música de cámara”, y contenía una mala noticia. Desde 1979, durante treinta y cinco temporadas consecutivas, el Festival de Música de Cámara de San Miguel de Allende había sido uno de los eventos culturales más destacados de la ciudad, pero ahora, en palabras del presidente del festival Dirk Bakker, estaría tomando un descanso o “suspensión” durante al menos un año. El festival, Bakker explicó, era sólidamente solvente, pero la temporada 2013 había incluido casi una docena de conciertos más de los previstos inicialmente debido a una subvención del gobierno de última hora, dejando al consejo directivo y al equipo de voluntarios “totalmente exhaustos,” y con necesidad de un respiro. Parecía “prudente”, añadió Bakker, suspender el festival hasta que pudieran ser reclutados nuevos miembros del consejo y voluntarios.

El impacto de este anuncio, que también se difundió en el boletín del festival, se extendió hasta el norte de Canadá, lo que provocó a un melómano a escribir un correo electrónico urgente a una amiga, Virginia “Ginny” Green, quien en 2011 se había retirado como vicepresidenta senior de la Orquesta Sinfónica de Toronto. Green, una visitante y residente desde hace mucho tiempo en San Miguel, había actuado como asesora del festival de cámara durante varios años. ¿No podría Green, su amiga le preguntó, hacer algo para salvar el festival?

Como se vio después, claro que pudo. Green se ofreció a intervenir como directora ejecutiva, con la condición de que, además de Bakker, dos de los miembros del consejo del festival que más trabajan – Camilla Sands y Stan Grey – aceptaran quedarse, exhaustos o no. Se aceptaron sus condiciones, y no se habló más de una suspensión. El festival comenzará este año el 31 de julio y concluirá el 23 de agosto, e incluirá a cuatro conjuntos de renombre mundial, junto con una serie de eventos-conciertos “patrimoniales” con entrada gratuita – que se anunciarán próximamente. “Aquellos de nosotros que en un principio manifestamos que estábamos demasiado cansados para seguir adelante le dijimos:” Iremos contigo, Ginny, “ cuenta Sands. “Confiamos en ella.”

No es extraño. Green ha estado involucrada con la música y las artes durante buena parte de su carrera, siempre en el lado administrativo, y ha logrado sistemáticamente que las instituciones para las que ha trabajado sean financieramente más estables, en algunos casos, duplicando la base de donantes. “Nos gusta ver a las artes presentadas de una manera fiscalmente responsable”, dice Green. Antes de unirse a la Sinfónica de Toronto, se desempeñó como directora de desarrollo para el Festival Shaw en Ontario, en un internado de elite para niñas, y en la Facultad de Música de la Universidad de Toronto.

La decisión de los miembros del consejo ya existentes de permanecer es un claro voto de confianza en la administración de Green. También lo es la incorporación de cuatro nuevos miembros al consejo, entre ellos el arpista clásico Ángel Padilla, y el artista mexicano Alberto Lenz, quien asumió el año pasado el cargo de director del Centro Cultural de San Miguel de Allende en la calle de Hernández Macías, comúnmente conocido como Bellas Artes.

Lenz, al igual que Green, llega con un currículum formidable, y su presencia en el consejo ha generado mucho entusiasmo en la organización. Destacado escultor y pintor cuyo trabajo ha sido exhibido en Europa, Estados Unidos y Canadá, Lenz también cuenta con un doctorado en urbanismo y desarrollo cultural, y desde 2006 ha estado involucrado en el enriquecimiento de las zonas urbanas con arte público. En su primer año como director de Bellas Artes (junto con Mónica Hoth, la nueva coordinadora académica), Lenz ya ha puesto su marca en la institución, por lo que el centro cultural parece más vanguardista y emocionante que nunca, aunque también más accesible. (La gran escultura de un toro hecha con chatarra y varillas corrugadas, del fallecido David Kestenbaum, fue colocada fuera de Bellas Artes por iniciativa de Lenz.)

En Bellas Artes, Lenz se ha esforzado por promover la cultura mexicana, y él ve su labor en el festival de cámara de la misma manera. El festival ha formado una alianza con el Conservatorio de Música de Celaya, y este verano, los estudiantes del conservatorio se beneficiarán de las clases magistrales impartidas por algunos de los principales artistas que estarán presentándose. Lenz señala que en los últimos años, el festival de cámara ha sido en gran medida una iniciativa dominada por extranjeros. “Mi deber es tratar de fomentar una participación más mexicana, tanto en términos de los artistas como del público”, dice. “Hace poco tuve una cena con el secretario de turismo del estado de Guanajuato. Reconoce la importancia del festival para la ciudad y el estado, y la oportunidad de presentar más grupos mexicanos y – ésta fué su palabra exacta – para ‘socializar’ el festival”. añade Lenz, “Estoy totalmente de acuerdo.”

Las entradas generales para cada uno de los ocho conciertos saldrán a la venta el 1o. de julio en las taquilas Teatro Ángela Peralta. Los actuales patronos y abonados podrán renovar a partir del 7 de abril. Para convertirse en patrono o abonado por primera vez, por favor escriba a patrons@festivalsanmiguel.com. Los patronos y suscriptores disfrutan de asientos reservados en todos los conciertos, y los patrones están invitados a las recepciones privadas ofrecidas a los músicos en casas particulares. Para formar parte de los patronos del festival, el donativo inicial es de US$1,000 dólares.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg  photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove