photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

El paseo del río en San Miguel

Por Antonio De Jesús Aguado

El arroyo del Obraje será convertido en un paseo ecoturístico, que incluiría lagos artificiales, murales y árboles frutales. Además, esta mejora en el cauce disminuiría la inseguridad en el área y daría oportunidades económicas a los vecinos.

La Dirección de Protección Civil  señala que varias inundaciones se han registrado en San Miguel de Allende, todas ellas, debido a que la mayoría de los afluentes de la parte alta de la ciudad conectan en el arroyo de Las Cachinches—que inicia en las laderas de Marroquín de Arriba y prácticamente cruza la ciudad pasando por Mexiquito, avenida Guadalupe, Las Cuevitas y San Antonio, La Estación y San Miguel Viejo para desembocar en la Presa Allende.

La primera inundación en la parte baja de la ciudad sucedió en 1894 e impactó la zona que hoy se conoce como Calzada de la Luz, Avenida Guadalupe y Calzada de la Estación. Las inundaciones se repitieron en 1933, 1973 y la última en 1998 causando 10 lesionados y tres muertes, además de daños en la infraestructura del municipio, incluyendo puentes. En febrero de 2010, otra inundación estuvo a punto de ocurrir después de 72 horas de lluvia ininterrumpida que obligó al desalojo de comerciantes y estudiantes en el área de San Juan de Dios; sin embargo, nada grave sucedió.

El director de Desarrollo Urbano y Ordenamiento Territorial del municipio, Édgar Bautista, dijo para Atención que el arroyo que comienza en El Obraje y termina en la Presa Allende, no ha sido intervenido durante 400 años, a excepción de la primera década del 2000 cuando se enrocó en el área del barrio del Obraje y además el cauce fue ampliado para evitar desbordamientos y tragedias.

La limpieza ya inició

De acuerdo con vecinos de la colonia Guadalupe, su principal preocupación sobre la

inseguridad en esa área, era que muchos de los delincuentes que rondaban por ahí, cometían los ilícitos y posteriormente se refugiaban en el arroyo para que las autoridades no pudieran encontrarlos. Por ello, en una reunión con representantes de Desarrollo Urbano y Ecología solicitarían que: se limpiara el cauce y—de ser posible—volver a bloquear con bardas las calles de la colonia que desembocan en el arroyo. La limpieza del arroyo, comenzó a finales de febrero y ya estaba programado previo a que los ciudadanos lo solicitaran. Durante los trabajos de limpieza del arroyo entre la colonia Guadalupe y el  Barrio del Obraje, se eliminaron varios árboles que se encontraban dentro del cauce, además de maleza y basura en general. Sobre el hecho de bardear, Édgar Bautista, director de Desarrollo Urbano dijo que no tenía conocimiento sobre el hecho; sin embargo aclaró que encajonar el arroyo sería un error, “queremos llevar a la gente al lugar y que el delincuente al ver que hay iluminación y movilidad, se vaya o se integre al nuevo contexto social, que no se sientan relegados” dijo.

El proyecto

“El enfoque es turístico” dijo Bautista, y cumple con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, donde la prioridad es la seguridad, la salud y la educación. La idea es que el arroyo se convierta en un patio o jardín de la ciudad, un corredor turístico, es decir, un parque lineal o biológico que genere un nuevo ecosistema y sea un nuevo parque como el Juárez. Se plantea que la obra sea un conector entre las colonias y beneficie a las escuelas primarias, secundarias, bachilleratos y hasta una universidad que se encuentra cerca.

El arroyo es un paso obligado para la gente que va al CBTIS o que cruza para el centro por la parte baja del arroyo, por eso, también se construiría finalmente el puente peatonal de calle Indio Triste, que conecta Mexiquito con Guadalupe.

La idea es que el río artificial no se vea como una frontera entre las colonias populares y el centro, que no se vea que es un nicho de basura o área por donde se conduce agua negra, sino como un parque ecoturístico, con un toque de sorpresas y recreación incluyendo: plazas, andadores y ciclo vías para que la gente cambie su vocación a abrir fachadas y genere negocio, para que también apoye en el mantenimiento. “No queremos darle la espalda al arroyo, a la inseguridad social para que se convierta en un punto de indigencia· remarcó el director.

Constará de tres etapas

El proyecto comprende el saneamiento y mejoramiento de imagen de tres y medio kilómetros de arroyo. Según Édgar Bautista la idea de la limpieza actual es adelantarse a la temporada de lluvias y a los programas de gobierno federal que invertirán  recursos para ese cuerpo de agua en el primer tramo—de los 12.7 kilómetros que se intervendrán. La limpieza, de acuerdo con el director, también es para evitar que en la parte baja del arroyo haya bloqueos que puedan generar una desgracia. Además se sanearán las líneas e agua potable y drenaje; se formará una línea de plazas y andadores en la zona norte, donde hay equipamientos, incluyendo La Aurora e INFONAVIT Allende.

En la segunda etapa se daría vida al lado de la colonia Guadalupe, donde se consolidaría con vegetación en los bancos para dar fuerza a la tierra. También se entubaría el drenaje para que la zona fuera específicamente un colector de agua pluvial. Se mejorará la imagen urbana de la plaza Guadalupe, que exhibe una gran contaminación visual. Bautista aclaró que para ello, los permisos de las autoridades competentes se encuentran en proceso.

En la tercera fase, el área a intervenir incluye el área del puente de Guanajuato, Cuevitas, la Estación, San Miguel Viejo hasta la presa Allende. En esa área específica, además, se realizaría mejoramiento de calles y saneamiento del arroyo, “ahora no se puede porque tenemos el rastro y el mercado, lo que genera mucha contaminación” remarcó Bautista.

El costo de las tres etapas sería de 122 millones de pesos, 28 en la primera, 35 en la segunda y 52 en la fase final. Además es un proyecto que debe estar listo antes de que concluya el año 2015.

Bautista aclaró que es un proyecto en el que están involucradas todas las dependencias municipales, y organizaciones civiles como Amigos de la Presa, Audubon y Muros en Blanco, que tienen como objetivo crear una zona de arte, pues el potencial de San Miguel es el turismo y quieren fortalecerlo dentro de la ciudad en un espacio que sea un recinto de arte y cultura. Un espacio en donde, según se dijo, se plantarán árboles frutales como ciruelos o jacarandas en las riberas.

Proyectos similares de recuperación del arroyo se han venido generando administración tras administración y hasta el momento no hemos visto que ninguno se concrete.

El ecologista Arturo Morales dijo que este proyecto no respeta el Programa Naciones Unidas para el Medio Ambiente, que establece las cinco formas en que el humano destruye la diversidad; entre ellas el crecimiento desordenado de las ciudades, la agricultura comercial o monocultivos, el aislamiento de áreas naturales creando “endogamia”; (introducción de especies exóticas y la contaminación en todos sus aspectos).

Por lo anterior, dijo Morales, el municipio debería cercar el arroyo por un año, para que naturalmente—mediante una restauración pasiva—sea poblado por flora y fauna nativa, regular la ciudad y no autorizar desarrollos sin sentido. Aclaró que la reforestación debe comenzar con plantas pequeñas y arbustos, dejando los árboles al final. También dijo que el drenaje no debería entubarse o embovedarse, pues sólo generaría podredumbre. Aclaró que con la recuperación del área, llegarían solas especies de la zona como: conejos, tlacuaches, tortugas, rata de campo y rata canguro. Llegarían también ranas, salamandras, garzas, chorlito tildio y avoceta entre otros. Debería, dijo, pensarse en los principios del PNUMA y tener los permisos de SEMARNAT y CONAGUA.

 

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove