photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

La seguridad la hacemos todos

Por Antonio De Jesús Aguado

Las autoridades municipales han reconocido que los índices de criminalidad han aumentado en la ciudad, aunque han dejado claro que ello se debe a que la cultura de la denuncia también ha mejorado.

Actualmente, una de las estrategias para combatir no únicamente el robo a casa habitación sino robo a transeúnte—que son los dos eventos más socorridos—es la participación ciudadana, a través del programa Vigilante Voluntario (VIVO) que deriva del programa Vecino Vigilante. Once personas de diferentes colonias han sido ya capacitadas en ese tema, quienes a su vez, se encargarán de involucrar a los vecinos en el programa para erradicar la delincuencia. En colonias como Guadalupe, los habitantes ya están proponiendo que las calles que desembocan en el arroyo de Las Cachinches sean bloqueadas con bardas, ya que argumentan, cuando se suscitan los asaltos, es a donde los “rateros” corren para esconderse y lograr escapar de las autoridades.

La estrategia

El director de la policía local, Arturo Yáñez Saldaña, dijo para Atención que el programa de Vecino Vigilante es una estrategia para contribuir a la disminución de la delincuencia, combinando la seguridad de rejas y candados con la solidaridad de los vecinos. Esta estrategia, también

tiene la finalidad de rescatar espacios públicos e integrar a los vecinos.

El concepto de vecino vigilante, básicamente es cuidarse unos a otros, utilizando una estrategia de comunicación y alerta entre los miembros de una comunidad, en coordinación con la policía, para elaborar un control de riesgos adecuado y facilitar la denuncia y la reacción en casos de emergencia. Para lo anterior es importante considerar varios aspectos fundamentales como que los habitantes de una comunidad o colonia deben tener datos de sus vecinos laterales y los de enfrente, la información incluye correos electrónicos, teléfonos y registros de las placas de los carros de cada familia.

En cada hogar, se debe hacer un análisis de riesgos y vulnerabilidad. En esa inspección debe tomar en cuenta si la puerta de la casa es de madera o de metal y si cuenta con las cerraduras adecuadas y mirilla, si la barda cuenta con clavos y vidrios o si tiene huecos que permitan sea escalada, además de aspectos de iluminación entre otros.

Para los casos de emergencia, los vecinos deberán conocer si cuentan con algún tipo de alarma vecinal, y deben tener un programa de acción en caso de riesgo; además de colocar placas de seguridad para indicar a los delincuentes, que la colonia está blindada a través del programa. Así mismo, junto con elementos de la dirección de Seguridad Pública, los vecinos realizan una inspección en el vecindario para determinar las condiciones que podrían generar inseguridad en la colonia, como la falta de luminarias, falta de señalética en las calles, así como las rutas de desalojo en caso de ser necesario, además la facilidad que un delincuente tendría para escapar. El 13 de febrero, la Dirección de Seguridad Pública entregó credenciales de VIVO a 11 sanmiguelenses, quienes, aunque no realizarán las funciones de un policía—pues eso corresponde a la propia Dirección—si tendrán la responsabilidad de llamar al 066 en casos de emergencia. Yáñez Saldaña resaltó que los vigilantes voluntarios tienen un código que al momento de su llamada al sistema 066 deben proporcionar al operador, quien sabrá entonces que la llamada que se realiza es fidedigna y que no se trata de una broma. A través de ese código, también el sistema identificará de qué VIVO se trata y ya desde ese momento, alguna unidad de las corporaciones de emergencia—en caso de que sea necesario—comenzará a desplazarse al lugar de los hechos; mientras tanto el VIVO proporciona más información.

Los Vigilantes Voluntarios

La colonia Guadalupe, según Marbella Pilar Martínez—quien ha vivido allí por 41 años—era una de las más seguras en San Miguel, donde se podía caminar incluso por la madrugada y no sucedía nada. Actualmente, dijo se suscitan robos a transeúnte y a casa habitación, por ello decidió involucrarse en la estrategia—elegida por un comité vecinal—para pedir ayuda a las autoridades municipales y que el área vuelva a la normalidad. La señora Reina Quiroz comentó que en el pasado su casa no tenía puertas y nunca se suscitó un incidente, sin embargo ahora eso ya no sería posible. Además dijo que cuando ella llegó a vivir a la colonia, hace más de cincuenta años, las calles que llegan al arroyo de Las Cachinches tenían barda, sin embargo con el paso del tiempo, éstas se han derruido y dan una salida fácil para los delincuentes.

Martínez, la VIVO de la colonia, dijo que una de las propuestas que ellos están haciendo para que su colonia sea más segura es que las bardas se vuelvan a construir, ya que además los vecinos comentan que—sobre todos los fines de semana por la noche—es normal encontrar gente en carros haciendo escándalo y tomando. Para dar una solución al tema de la barda, tendrán una reunión con Seguridad Pública, Desarrollo Urbano y Ecología. Martínez dijo que también solicitaron que se limpiara el arroyo, pero ya existía un proyecto para ello y actualmente está en proceso.

Marbella Pilar también dijo que ha estado realizando algunas reuniones para atraer a más personas a la estrategia de seguridad “pero parece que no les interesa, pues sólo ha venido gente de las calles vecinas y muchos de ellos son extranjeros” aclaró. Esta indiferencia la constató la señora Ofelia Frías, que ha vivido en la colonia desde 1967. Sobre la seguridad comentó que no sabe lo que sucede en la calle, pues ella llega temprano a su casa y

ya no sale.

El señor Enrique Orvañanos, ha vivido en la ciudad por doce años, 7 de ellos en Los Frailes, en donde participó como Vecino Vigilante. Actualmente vive en Tierra Mágica, en donde hace algunos meses intentaron robarle en su domicilio, afortunadamente llegó a tiempo y el robo no se perpetró. Actualmente es el Vecino Voluntario del área, en la que habitan ocho familias. En Tierra Mágica, dijo Orvañanos “los ciudadanos participamos en la observación de posibles ilícitos y nos ayudamos, para no pretender que la policía esté en todos lados. Observamos las situaciones peligrosas y proveemos información a la dirección de Seguridad Pública para que lleguen preparados”. Aclaró que en esa área—que está fuera del área urbana, sobre la carretera a Dolores—viven muy tranquilos.

Orvañanos también dijo que la reacción de los vecinos hacia la estrategia ha sido muy positiva pues realizan reuniones al menos una vez al mes, y ya todos han compartido sus datos de contacto, que pueden ser utilizados en caso de una emergencia. Actualmente analizan la posibilidad de compartir llaves de sus domicilios y están atendiendo algunas recomendaciones de seguridad que les hicieron los elementos de la policía local. Ahora, están tratando de que habitantes de la comunidad de El Vergel de los Laureles que está a un lado de Tierra Mágica, se integre al programa.

Enrique Orvañanos dijo que con el programa han notado que tienen mayor seguridad, que las patrullas van al menos una vez al día y todo queda registrado en una bitácora y eso, remarcó, ayuda para minimizar el impacto del crimen, “porque cuando los delincuentes se dan cuenta que la policía está cerca, piensan dos veces antes de cometer algún acto ilícito”.

Cómo inscribirse al programa

Algunas de las colonias que están participando son: Independencia, Providencia, Centro Histórico, Adolfo López Mateos, Santa Cruz de la Paz y La Lejona. Para recibir más información sobre cómo involucrarse en el programa y recibir toda la capacitación, debe acercarse a la dirección de Seguridad Pública, ubicada en el edificio de presidencia municipal en Boulevard de la Conspiración 130.

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove