photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

DIF, agota recursos para integrar a la familia

Por Antonio De Jesús Aguado

El sistema DIF (Desarrollo Integral para la Familia) es el lado humano de la administración local; es una institución que enfoca su atención a los sectores más vulnerables, a los que con 18 millones de pesos anuales y 14 programas, trata de cambiar los rostros de desesperanza por aquellos de ilusión.

El sistema DIF, es una institución relativamente joven. Fue fundado en 1977 por Carmen Romano, esposa del entonces presidente de México, José López Portillo. La organización se enfoca en promover el desarrollo y bienestar de las familias. En el país, tradicionalmente es la primera dama quien ocupa la presidencia de esta noble institución, en el estado la esposa del gobernador y en el municipio, la esposa del alcalde.

Desde el 10 de octubre de 2012, Karla Ramírez preside el DIF municipal, y su objetivo desde entonces no ha cambiado: que la gente se sienta bien, que se sienta protegida, que reciba la calidez más humana que nunca haya sentido.

A unos 35 minutos de San Miguel, en la zona limítrofe con el municipio de San Luis de la Paz, se encuentra la comunidad de El Fraile, donde habitan aproximadamente 90 familias de cinco miembros cada una. La señora María del Carmen Mendoza, comenta que la principal actividad es la agricultura de temporal, “algunos tienen sus propias tierras” y los menos afortunados “trabajan en el campo con los patrones”. La comunidad cuenta con un kínder y una escuela primaria; por eso, los muchachos que quieren continuar estudiando la secundaria se van a la comunidad de La Huerta, que ya corresponde al municipio de San Luis de la Paz; los que ya no estudian, se van al campo o a Estados Unidos.

El Fraile fue una de las comunidades que se inundó durante la temporada de lluvias

el año pasado, algunas casas sufrieron daños y además la comunidad quedó incomunicada debido a una grieta que después se catalogó como una falla geológica. Hasta esta comunidad llegó personal del DIF municipal el jueves 6 de febrero, la señora Ramírez les dijo que el DIF pensaba en ellos y para que esta semana el dinero de su quincena, o semana lo invirtieran en su casa, se les haría entrega de despensas, cobijas y juguetes para los niños. Se entregaron unas 200 despensas y cobijas para los adultos mayores. Al final, la presidenta del DIF, quien fue recibida amablemente por los habitantes, escuchó a cada persona que necesitaba platicar con ella. “Siempre escucha nuestras necesidades y nos envía la ayuda lo más pronto posible”, dijo la señora Rosa Nely Rosas.

Programas

En las instalaciones del DIF, que se encuentran en la calle San Antonio Abad, esquina Insurgentes en el centro, cada mañana pueden verse adultos mayores, ya sea activándose mediante baile folklórico, zumba y yoga, o tocando guitarra mientras desayunan. Estas actividades tienen como objetivo prevenir el deterioro físico y mental de las personas de la tercera edad, además que gracias a ello, se ha logrado retirarlos de la calle, en donde se dedicaban a pedir dinero o comida.

En el periodo de administración de Karla Ramírez, se reactivó el programa de desayuno para los adultos en el sistema. La encargada de preparar la comida para más de 600 adultos mayores cada semana es Rosy González, quien dice que muchos “abuelitos” le platican cómo la familia los rechaza o se sienten como objetos inservibles, por ello, más que un lugar para desayunar o activarse, sienten las instalaciones del DIF como su casa, “si por nosotros fuera, no nos iríamos” le han dicho a Rosy, quien además desde que trabaja en el sistema—hace ocho años—ha aprendido a compartir lo que tiene. “Dos personas habían dejado de venir, fui a verlos a su casa y les llevé sopa, ¡me lo agradecieron tanto!” dijo la señora Rosy.

Hay ocasiones en las que se reporta a adultos mayores abandonados en las calles o que no recuerdan en dónde viven. “En esas situaciones, dijo Karla Ramírez, pedimos asilo para ellos en casa ALMA mientras localizamos a los familiares para conocer la situación y agotamos todos los recursos para integrarlos a su familia”.

En esta área del DIF también se puede tramitar la credencial del INAPAM para aquellos mayores de sesenta años, con la que tienen acceso a descuentos por ejemplo del 50 por ciento en la tarifa del transporte público.

La institución también se preocupa por los niños “en situaciones de calle”. A través del equipo de trabajo social, se realizan recorridos por la ciudad para detectar a estos niños, hijos de madres trabajadoras,  para que realicen actividades alternas previas a ir a la escuela. En Casa Esperanza, ubicada en la colonia Olimpo, se atiende en promedio a 476 niños mensualmente de forma gratuita. Los niños reciben, además de alimentación, clases de música, tae kwon do, zumba y lectura, entre otros. También, 70 de ellos reciben becas escolares para evitar que deserten. Recientemente, los profesores de esta institución ganaron un concurso estatal mediante el cual obtuvieron un premio de 50,000 pesos que será destinado a la compra de instrumentos musicales.

En las comunidades rurales—más de 60—a través del programa alimentario, diariamente se entregan desayunos fríos a los niños de kínder y primaria—por un costo de 1.50 pesos—los desayunos  incluyen un cono de leche de 240ml, una galleta de avena y frutas secas con cacahuate. En otras comunidades, incluyendo el Ejido de Tirado, se han equipado cocinas en las que se estructuran comités para que preparen comida caliente, ya sea para personas adultas de los mismos lugares o para los niños de secundaria y preparatoria. Semanalmente, el costo es de cinco pesos, mismos que los comités destinan a la compra de verduras y otros insumos, aunque los principales

son abastecidos por el sistema DIF.

Con apoyo de gobierno del estado, se trabaja el programa Mi Casa DIFerente,  que apoya a las personas en situaciones de pobreza extrema para la autoconstrucción de una vivienda que incluye dos habitaciones, sala, cocina, baño y comedor; también pueden ser beneficiados con ampliaciones, para construir una habitación más en su casa, colocar un piso o un techo. El año pasado se entregaron 50 viviendas y 35 ampliaciones. Cada semestre se recibe unas 200 solicitudes para casa, sin embargo, el estado es el que tiene la última palabra sobre la cantidad de casas a entregar.

A través del programa PREVERP, se previenen los riesgos psico-sociales como las adicciones, el suicidio o los embarazos en adolescentes. La responsable de este programa, Esther Muñoz, dijo que trabajan principalmente en escuelas, en donde se han detectado que hasta 10 personas en grupos de 50, presentan riesgos suicidas, por eso son canalizadas a centros especializados para ser tratados. También trabajan con los padres para que reconozcan los problemas que existen en sus hogares y puedan solucionarlos.

En el Centro Multidisciplinario para la Atención Integral de la Violencia recibe casos de violencia verbal, psicológica o incluso física. Es un área en la que se invita a las partes involucradas a llegar a acuerdos, de lo contrario, se les da la asesoría completa para que continúen sus casos con las autoridades judiciales correspondientes. Anualmente se reciben más de 130 casos, de los que 70 por ciento incluye a mujeres violentadas, 10 por ciento hombres, 10 por ciento niños y el resto adultos mayores.

El DIF también necesita ayuda

El sistema, a través de un grupo de damas voluntarias, organiza eventos anuales de recaudación de fondos. El dinero obtenido se ha invertido en las comunidades para construir obras sobre todo en las escuelas, dentro de las que se incluyen construcción de áreas de juegos infantiles.

La presidenta del DIF invita a la sociedad para que done—ya sea efectivo o en especie—y mediante el DIF entregar los materiales a los grupos más necesitados. Para donar, acudir al DIF.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove