photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

La Presa Allende: Contenedor de vida y potencial recreativo

Por Antonio De Jesús Aguado

Toneladas de peces se reproducen y crecen en las aguas turbias de la Presa Allende—la segunda más grande del estado—para ser extraídos posteriormente por más de 30 pescadores. Mientras tanto, los sanmiguelenses gastan en promedio 120 litros de agua por segundo, que son depositados en la presa, lo que hace pensar que el agua es “intocable” y por lo tanto, que el pez está contaminado. Afortunadamente La presa también tiene amigos, que despejaron algunos mitos sobre este lago artificial que irriga parte de la agricultura del Bajío.

Tirando redes

¿Tienen alguna veda para pescar en épocas de reproducción del pez?

De lunes a viernes, a las 5am, el señor Jorge Vargas y su ayudante salen de la comunidad de Flores de Begoña para embarcar rumbo a la comunidad de Don Juan cruzando alrededor de dos kilómetros de la presa. Cerca de esa comunidad, comienzan a recoger las redes (a las que él llama tumbos) que echaron el día anterior. Ellos se dedican únicamente a pescar charal (Chirostoma, un pez de seis a doce centímetros) que más tarde secan y venden a un cliente de Yuriria, Guanajuato.

Eran alrededor de las 2pm, cuando este pescador terminó de recoger sus tumbos, su ayudante condujo el bote de madera a la orilla; entonces comenzó el trabajo de rutina: extendieron una lona de unos 50 metros cuadrados y un pescador se colocó en cada extremo, frente a frente, jalaron la red—dividida en espacios de unos 10 metros—y tomada de los extremos la zarandearon, de ésta caían

los peces a la lona. Ese trabajo se repitió por alrededor de una hora, en ocasiones había mojarras atrapadas pero fueron devueltas a la presa. Al terminar de extraer el charal, el señor Vargas dijo que esta es una temporada baja  para pescar, ya que únicamente obtuvieron alrededor de 25 kilos, sin embargo aclaró que en el tiempo de lluvia llegan a pescar hasta 400 kilos. “Hay otros pescadores que usan una red de arrastre, y con esa pueden sacar hasta una tonelada de pescados de todo tipo diariamente” dijo “pero todo depende de la temporada”. Vargas comenzó a pescar desde los 14 años, y ahora, después de 20 años de experiencia, comenta que los peces más grandes que se han encontrado en la presa son de 15 kilos, que pueden medir hasta un metro y medio. Aclaró que desconoce en dónde se comercializa el pescado que ellos venden “unos dicen que lo llevan a la Walmart, pero no estoy seguro” dijo. Lo que sí es cierto, es que es un pez limpio, según él, ya que toda su familia y miembros de la comunidad y otras cercanas consumen ese producto y nunca nadie se ha enfermado. Vargas dijo que hay una asociación de pescadores—que agrupa a 40 miembros—pero únicamente treinta se dedican a la pesca; sus permisos, son renovados cada trienio ante la SAGARPA (Secretaría de Agricultura Ganadería Desarrollo Rural Pesca y Alimentación). Entre tanto, dijo que el capitán de puerto se encuentra en Patzcuaro Michoacán, en donde anualmente pagan un impuesto por cada lancha.

El doctor Martín Milán López, jefe de la Jurisdicción Sanitaria II en San Miguel de Allende, aclaró que desconocen en dónde se comercializa el producto. También precisó que no se han recibido alertas de padecimientos causados por consumir el producto de la presa Allende, pero si se diera, aclaró, se conduciría un estudio. Entre tanto, se desconoce la calidad.

Planta tratadora

Aunque es evidente que en algunos sembradíos de San Miguel Viejo se irrigan con agua del Arroyo de las Cachinches, en una visita a la Planta Tratadora de Aguas Residuales (PTAR), la ingeniero Denia Guadalupe González, la directora de la planta, aseguró que el 100 por ciento del agua residual en el municipio está siendo tratada a un costo de 2.5 pesos por metro cúbico, lo que está dentro del costo promedio que es hasta de cinco pesos. La planta, se encuentra en la parte baja de Villa de los Frailes, y el colector se ubica a un kilómetro y medio sobre el Arroyo de las Cachinches, en donde según Denia Guadalupe, se han encontrado colchones, perros muertos y todo tipo de enseres domésticos y basura. Por ello, cuando el agua—en cantidades de 120 litros por segundo—llega a la planta, pasa por varios procesos de cribado para eliminar el limo y la materia sólida. Mensualmente se obtienen 15 toneladas de desperdicio que más tarde se lleva al relleno sanitario.

Una vez que los sólidos se han eliminado del agua, ésta pasa a un canal en el que se administran los microorganismos (vorticela) que se alimentarán de todo contaminante sólido orgánico diluido. Aunque cada vez que en la casa se vierte aceite, solventes y otros productos contaminantes, los microorganismos mueren. El agua pasa a un proceso de reposo en el cual se le agrega cloro y entonces ya obtiene la calidad de norma 003, que indica que el agua está lista para contacto directo. Se vierte a la presa.

La directora, aclaró que en San Miguel existen alrededor de diez plantas tratadoras, pero no todas funcionan. Algunos hoteles como Rosewood cuentan con esa tecnología y reciclan su agua, así como la Mega Comercial. La funcionaria aclaró que el SAPASMA (Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de San Miguel de Allende) comenzó a hacer visitas en sus pozos de drenaje, y que se comenzará a detectar de donde provienen los contaminantes. Actualmente, dijo, no están autorizadas las sanciones, pero aseguró que podrían ir desde una multa hasta la clausura del drenaje del domicilio, taller o negocio.

El agua necesita ayuda

Michael Lambert, amante de los veleros, kayaks y otras actividades acuáticas, llegó a San Miguel en 2004, y los primero que

buscó fue agua. Cuando llegó a la Presa Allende pensó “esta agua necesita ayuda” aunque desconocía que las propiedades del suelo en el área provocan que el agua se vea más oscura.

Formó un grupo de personas interesadas no únicamente en el medio ambiente, sino en el tema del agua y ésta se denominó “Amigos de la Presa”, una organización que trabaja en crear conciencia en la gente sobre la importancia de la no contaminación del agua superficial. Es diferente a todas las organizaciones, ya que la forma en que crean conciencia es acercando a la gente a los problemas ambientales a través de actividades recreativas con kayaks, veleros, caminatas por las orillas de la presa y otros deportes acuáticos. “Los acercamos al agua para que conozcan este fantástico recurso que tenemos a unos minutos del centro, tenemos un agua hermosa. Las personas piensan que está contaminada y no es segura, pero es sólo un mito”.  Lambert, quien es el presidente de la asociación, aclaró que el agua está contaminada más en unas zonas que en otras, pero en general es seguro el contacto con ésta. Lambert comentó que vienen grandes proyectos, que se estarán publicando en los siguientes meses. Para conocer más sobre la organización, cómo convertirse en miembro, donar o adquirir un kayak, vaya a http://www.amigosdelapresa.org/

No es seguro nadar

Varios ahogamientos se han registrado en esta agua superficial debido a irresponsabilidad de los propios visitantes. El más reciente, ocurrió el fin de semana pasado, cuando un grupo de amigos llegó a las 9am y comenzaron a consumir bebidas alcohólicas. Alrededor de las 2pm, uno de ellos decidió entrar a nadar y ya no salió. Una hora y media más tarde fue rescatado por el Equipo de Rescate en Aguas Turbias de San Miguel.

Felipe Cohen, director de Protección Civil aclaró que su dependencia no puede prohibir el acceso a la presa, pues es jurisdicción de la CONAGUA, sin embargo, a través de letreros—que son destruidos por el vandalismo—previenen sobre los riesgos.

El director aclaró que las aguas de esta presa son turbias y tiene muchas corrientes internas que forman remolinos sobre todo en tiempos de lluvias.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove