San Miguel, una ciudad colorida

Por Antonio De Jesús Aguado

Las fachadas del centro histórico están siendo restaruradas con recurso federal. Los colores utilizados son ocres y tierra, aunque en el futuro, la ciudad podría ser multicolor.

Édgar Bautista, director de Desarrollo Urbano, comentó que el Centro Histórico abarca 32 manzanas, área en la que actualmente se están invirtiendo ocho millones de pesos del programa federal Hábitat.La restauración de estos edificios concluirá a más tardar en enero de 2014. El director aclaró que, previo a realizar las restauraciones, se realiza un censo en las viviendas para determinar cuáles necesitan restauración y posteriormente se realizan los trabajos.

Las personas interesadas en restaurar su fachada pueden solicitarlo a la dirección de Desarrollo Social y Humano—ubicada en Boulevard de la Conspiración 130—misma que determinará, junto con otras dependencias, si el edificio requiere intervención, siempre que se ubique dentro del área declarada como Centro Histórico o Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

A mediados de 1990, según Bautista, existió un programa denominado “Cien ciudades”, en el cual se indicaba la gama de colores autorizados para pintar las fachadas de la ciudad. Se eligieron colores ocres. Actualmente, previo a la restauración de la fachada, el propietario del edificio puede elegir el color que le guste entre amarillo, rojo y café. Según Bautista, los colores que la gente más pide son rojo y amarillo. Además precisó que el color blanco se reserva para los edificios con importante valor civil, como la antigua presidencia, que cambió su color de rojo a blanco en 2011.

El funcionario informó que actualmente esa dirección está realizando, en coordinación  con el Instituto Nacional de Antropología e Historia, un estudio sobre los colores que podrían utilizarse en el futuro. Se ha encontrado en ese estudio que el centro de la ciudad fue de fachadas coloridas, y se ha comprobado que el color correspondía al estatus económico de las personas, ya que los pigmentos variaban en su costo, a mayor poder adquisitivo, mejor pigmento. Los colores, iban desde un azul plomo hasta un verde olivo o blanco.

El artículo 39 del Reglamento de Obras y Construcciones de San Miguel, establece que las fachadas de las edificaciones deben estar aplanadas o pintadas a la cal, en colores ocres, tierras o terracotas para el centro.

Aunque en el área fuera del centro Histórico se pueden utilizar otros colores, el permiso para ello debe ser solicitado a la Dirección de Desarrollo Urbano y Ordenamiento Territorial, instancia que aprobará o desechará la propuesta, según la ubicación del inmueble y su cercanía a otros edificios de importancia civil o religiosa.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg  photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove