photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

San Miguel y sus posadas

Por Antonio De Jesús Aguado

Aunque la magia prenavideña comienza con el encendido del árbol en la ciudad, éste elemento decorativo aún no ha logrado desplazar tradiciones, que están bien arraigadas en la ciudad, como las posadas públicas. Desde inicios de este mes, también las piñatas se pueden ver por todas partes así como los lugares para comprar el Belén o nacimiento, que va desde 200 hasta 3,000 pesos.

Las Posadas

Las posadas—procesiones que recrean el peregrinar de José y María, previo al nacimiento de Jesucristo— se celebran del 16 al 24 de diciembre. Fueron traídas a la Nueva España por los frailes evangelizadores. Para llevar a cabo las procesiones, es esencial contar con un misterio, formado por la virgen María montando un borrico, un San José, que camina al lado del borrico y el ángel que ilumina el camino. El misterio es cargado por niños regularmente. Las posadas se organizan por calles o colonias, y la primera siempre sale de una iglesia o de la casa de la familia que posee el misterio a una casa distinta, en donde se reza y posteriormente se reparten bebidas calientes y se quiebran piñatas.

Existen registros de que las primeras posadas en la Villa de San Miguel el Grande (hoy San Miguel de Allende) comenzaron a celebrarse en 1737 con las misas de aguinaldo en el Oratorio, en donde se siguen celebrando las más tradicionales. A las 6pm tiene lugar una misa. Posteriormente, un acólito tira de una carreta en la que se encuentra el misterio (los Santos Peregrinos), detrás van niños vestidos de pastores, seguidos por adultos que cantan la letanía. Después de tres vueltas dentro del templo, la Tuna Oratoriana pide la posada del Templo del Oratorio a la Casa de Loreto. Gloria Navarrete, tradicionalista, comentó que en este templo se pueden escuchar villancicos únicos de San Miguel de Allende, compuestos a inicios de 1900  por José María Correa y Genaro Sandi, tales como: Llegó el tiempo o Avecillas tristes.

Las posadas públicas, consisten en un misterio viviente que recorre sobre un carro las calles de la ciudad; incluye música en vivo y villancicos. En un documento publicado en 1995 por el entonces cronista de la ciudad, José Cornelio López, establece que las posadas públicas ya se realizaban en 1913 en San Miguel, sin embargo, fueron suspendidas debido a la guerra revolucionaria. En esa época el carro con los peregrinos era tirado por mulas. En 1939, el entonces presidente Eulalio Nava (información que confirma Gloria Navarrete), retomó tradición perdida.

La maestra Gloria Navarrete, quien incluso fue invitada a participar como virgen en 1956, recuerda que el carro utilizado era “el carretón de la basura”. Comentó que la posada la encabezaban los pastores, acompañados de música de guitarra, trompeta y saxofón y posteriormente el carro con el misterio. “Había un señor que se llamaba Antonio Correa, él tenía un carro muy destartalado donde subía un piano junto con uncoro. Cada que la posada hacía una parada, ellos cantaban los villancicos clásicos de la ciudad”. Este año, se eliminarán las mojigangas, pero se incluirán alrededor de veinte estrellas de la alborada.

Todas las posadas se realizan a las 7 de la tarde y salen de la primera a la novena como se menciona: Jardín Principal, templo de San Francisco, templo de la Salud, templo de las Monjas, parroquia de San Antonio, templo de San Juan de Dios, templo del Oratorio, herradura de la colonia Aurora y la última sale del templo de Santa Ana. Revise Festivales y Eventos en Qué Pasa para conocer el recorrido completo.

Para adornar la navidad

Escarcha, animalitos, estrellas, coronas de adviento, series navideñas y más elementos para adornar el árbol de navidad o la casa, pueden encontrarse en dos mercados que se instalan en la época. El primero está instalado en el barrio de San Juan de Dios, a un costado del mercado y su horario es de 8am-8pm hasta el 25 de diciembre. En la zona de tianguis del Mercado Ignacio Ramírez, los vendedores tienen el mismo horario.

Hace aproximadamente 25 años, un mercado que se encontraba en la Plaza Cívica y Plaza de la Soledad, fue consumido por el fuego, desde entonces, a algunos de los comerciantes se les permite instalar sus puestos en esta zona en diferentes épocas; como Dolores  Gutiérrez Santana, quien comentó que el elemento más solicitado por los clientes son los coloridos faroles navideños hechos de papel.

Gutiérrez dijo que de los nacimientos que ella ofrece, con imágenes de yeso, de 60 centímetros cuesta 550 pesos; incluye la sagrada familia, un ángel, tres reyes magos, un buey y una mula, además de un pastor y una oveja. El Niño Dios, puede comprarse por separado, hay de diferentes tamaños, como el de yeso de 30 centímetros que cuesta 180 pesos, o el de resina—que además mueve sus bracitos—por 320 pesos. Los precios dependen del material y tamaño de las imágenes y puede variar de 350 hasta 3,000 pesos.

Piñatas

Uno de los elementos más tradicionales, y que más atraen a los niños para las posadas, son las piñatas.  Según el sitio electrónico de la arquidiócesis de León, la piñata tiene su origen en China, donde estaba relacionado con la agricultura. La tradición llegó a Europa en donde se le dio un sentido religioso. La piñata está hecha con una olla de barro, cubierta con papel colorido—que representa el demonio, que encarna al mal como algo llamativo, para que cautive al hombre.

La piñata tradicional es una estrella de siete picos, que representa los siete pecados capitales. Pegarle a la piñata con los ojos vendados equivale a la fe, que permite creer sin necesidad de ver. El palo con el que se golpea, representa la voluntad con los que se rompen los engaños del mundo. Finalmente, el relleno—dulces, fruta, juguetes y algunas veces dinero en las modernas familias—es el símbolo del amor de Dios, ya que al derrotar al mal se obtienen como recompensa los bienes anhelados.

Piñatas tradicionales—aunque son más costosas—pueden encontrarse en la calle de Loreto 6, con la señora Susana Barrera, quien las hace “con mucho amor, dedicación y cuidado”, desde hace 25 años. Dijo que los precios de sus piñatas son más elevados porque son las tradicionales, hechas con olla de barro, papel de china de varios colores y además por el trabajo que implican. Los precios van desde 40  hasta 110 pesos.

En el Mercado Ignacio Ramírez, también se pueden comprar piñatas –con base de periódico—éstas tienen diversas figuras y los precios van de 35 hasta 60 pesos. Las piñatas se venden todo el año y de acuerdo con Josefina Valle, las han ofrecido desde hace 40 años y son hechas por un sanmiguelense conocido como “Don Piñatas”.

El Jardín al origen

Este año, el viernes 13 de diciembre, el jardín se iluminará completo con más de 1,500 faroles de papel de china.

 

Letras de algunos de los villancicos populares cantados en las posadas públicas.

En un portalito de paja y arena, nació Jesucristo en la Nochebuena

Todos los pastores vamos para adentro, a nuestras cabañas porque está lloviendo.

Todos los pastores vamos a Belén, a ver a la virgen y al niño también.

Caminen pastores sigan avanzando, que allá va la estrella que nos va guiando.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove