Sanciones ejemplares reducirían el desperdicio el agua

Por Líbera Lang

El agua es carísima cuando no se tiene dentro del sistema, dijo Enrique Orvañanos durante el quinto Diálogo del Agua de la campaña AguaVida-OCAS sobre Tarifas y Distribución del Agua. El ingeniero en sistemas y maestro en Dirección de Empresas explicó que como servicio medido, en el caso de SAPASMA, el agua tiene un precio accesible. Como agua de garrafón para uso doméstico, la diferencia es exorbitante. También las personas que compran pipas gastan 6 o 10 veces más de lo que se paga en promedio por el agua entubada.

El consumo de agua por garrafón es resultado del “bombardeo” publicitario del agua comercializada. “A lo mejor el agua que tomábamos del grifo cuando éramos jóvenes es igual de buena que la que recibimos hoy pero no nos damos cuenta”, agregó el ingeniero Orvañanos. Lo mismo expresó el Lic. Olvera Ávila, al frente de la Dirección de Apoyo Ruraly Gestión Institucional de SAPASMA, quien asegura que hay una campaña difamatoria proveniente de los EU sobre el agua que consumimos. “Les puedo asegurar que tenemos diferentes mecanismos para filtrar el agua y de esa manera brindar una buena calidad. Los resultados de nuestras muestras están a disposición del público.”

Hay 26 mil tomas dentro del sistema de agua entubada en San Miguel pero entre 5 o 6 mil familias en áreas suburbanas carecen de este servicio. “Una situación relativamente fácil de resolver”, indicó el ingeniero Orvañanos. Gracias a que en nuestra región llueve un promedio de 50 o 60 centímetros por año, se podría recolectar agua de lluvia para uso doméstico en un techo de 20 metros cuadrados. Esto equivale a 10 metros cúbicos o 10 tinacos. “Si todas las casas de San Miguel captáramos el agua y la tratáramos para su utilización, no nos la acabaríamos.” Lo mismo debería hacerse en bordos  para filtrar el agua al acuífero.

El proyectode construcción de cisternas a su cargo, promovido por el Club Rotarios del Medio Día, junto con el gobierno municipal, tiene cerca de 700 cisternas en comunidades rurales y rancherías captando agua de lluvia exitosamente.

Por su parte, el ingeniero López Sánchez, Director de Comercialización de SAPASMA reconoció que de cada 100 litros que se extraen del acuífero, sólo un 42 por ciento llega a los domicilios.Para recuperar y redirigiresta agua se requiere de un trabajo de mantenimiento e infraestructura constantes mientras que los gastos de operación son exorbitantes. El 58 por ciento se destina al pago de energía eléctrica. Un 25 por ciento se aplica en mantenimiento y operación. El resto es para obras de infraestructura. “Los recursos siempre van a ser insuficientes.”

“En el año 2010, a nivel estatal tuvimos un precio de 8.16 pesos por metro cúbico para 5 mil litros. Un precio muy bajo comparado con otros servicios”. Actualmente se cobra una cuota base de 52 pesospara cubrir gastos de operación.  A partir de 0 metros cúbicos hay un precio diferencial que se va incrementando conforme aumenta el consumo. Alguien que no consume, paga únicamente la cuota base. Sin embargo, uno de los grandes problemas, que el Lic. Olvera Ávila describe como “el cáncer” al que se enfrenta SAPASMA, es la falta de pago de los usuarios. Una minoría cumple puntualmente.

Para Mario Hernández, Director del Charco del Ingenio, “lo que pagamos por el agua en la zona urbana es una vergüenza. Por como la consumimos deberíamos por iniciativa moral pagar más.”

El problema fundamental de San Miguel es la desigualdad en la distribución, algo que Mario Hernández llama “pobreza del agua”, no porque haya escasez hídrica sino por la inequidad en su acceso y distribución. “Hay muchos proyectos que demandan una gran cantidad de agua mientras que hay colonias urbanas que no la tienen”. Y se pregunta:¿hacia dónde se dirige el agua que se extrae? ¿Por qué corre hacia un lado y no hacia otros?

Es un problema de gobernanza, no de gobernabilidad, indica.“Gobernanza es donde diferentes actores pueden participar en la toma de decisiones. Tenemos que buscar consensos, intereses comunes para administrar el agua.”

Hay una tendencia hacia la urbanización constante y ésta tiene condiciones de pobreza. “Es importante reconocer que la urbanización no garantiza la infraestructura hidráulica indispensable para una buena calidad de vida. De nada sirve que nos vayamos del campo a la ciudad, a los cinturones de miseria.”

Por su parte el Lic. Olvera Ávilareconoce que en las comunidades rurales es donde hay mayor consciencia del valor del agua por el hecho de que por mucho tiempo no la tuvieron. Los propios Comités de Agua Potable encargados de administrar le operación de los microsistemas “fijan sanciones ejemplares para aquellos que desperdician el agua.”

SAPASMA opera principalmente en la ciudad, indicó el funcionario. Explicó que en las comunidades rurales funciona de manera diferente. Formalos Comités y determina tarifas. Éstas se fijan en función del consumo de energía eléctrica, reparaciones y gratificaciones para los operadores del pozo. Hay una tarifa de 80 pesos mensuales por familia o por toma de agua. “De las 545 comunidades rurales del Municipio, 250 están organizadas de esta manera.”

El próximo Diálogo del Agua se llevará a cabo el martes 29 de octubre en torno al tema de La Presa El Realito y Políticas Públicas, Universidad de León, Plaza Cívica, San Miguel de Allende.

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove