photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

La Alborada: Luz, magia, religión y la fiesta de todo un pueblo

por Jade Arroyo

La Alborada es una de las festividades más veneradas y  llenas de vida; cuando la ciudad honra con danza, música, cohetes y mucha fe a su santo patrono San Miguel Arcángel. Experimentar en carne propia la Alborada, es tener acceso a una ventana al espíritu inmortal de la ciudad y a su pasado glorioso, una celebración donde prácticas religiosas y paganas son inseparables y no se concibe una sin su contraparte. La presencia del Señor San Miguel (como se le llama respetuosamente) es percibida fuertemente durante estos días, entre el fervor expresado por los creyentes y la fascinación de los turistas, congregando a centenares de personas para cantarle “Las Mañanitas” al príncipe de la milicia celestial. Ver las danzas prehispánicas al ritmo del tambor y las cuerdas provoca un efecto parecido a la hipnosis, y al caer la noche, el cielo nocturno parece bordado de joyas con los fuegos artificiales.
La fiesta comienza simultáneamente en los tres barrios más antiguos de San Miguel: el Valle del Maíz, La Aurora y La Estación. La celebración iniciará a lo largo de hoy, viernes 27 de septiembre, alrededor de las 10pm,  cuando la gente se une para disfrutar de música, antojitos mexicanos y otros eventos; pero el momento cumbre de la celebración será en la madrugada del sábado 28. Rondando las 4am aproximadamente, saldrán en procesión con destino al Jardín Principal, tres procesiones (animadas con música en vivo,  mojigangas y estrellas) para encontrarse en la esquina de la calle Canal con Hidalgo, antes de llegar a la Parroquia de San Miguel Arcángel, cuando se comenzará la quema de fuegos pirotécnicos que anuncian el nuevo día.

Origen de La Alborada, una tradición importada.
Expertos en las tradiciones de San Miguel, como don Félix Luna (en el libro Fiesta y Tradición en San Miguel de Allende, Memoria de don Félix Luna), cuentan que La Alborada no nació en San Miguel (aunque aquí alcanzó su esplendor). La tradición la trajeron trabajadores de la antigua fábrica textil La Aurora, entre los años de 1925 y 1930; ellos venían de Salvatierra, mudándose a San Miguel al cerrar la Fábrica Reforma, donde veneraban a la Virgen de la Luz. Desde entonces la tradición se extendió a distintos barrios y se hizo parte de la identidad de San Miguel de Allende. Ese es el origen de las grandes estrellas de papel de colores, estás coloridas piezas representan a la Virgen de la Luz. La maestra Gloria Navarrete, de la Dirección de Arte y Cultura, y tradicionalista, nos compartió la historia de los varios aspectos de la Alborada y de acuerdo con ella: “un pueblo sin tradiciones, es un pueblo sin alma”.

Los Xúchiles
La procesión de los xúchiles comienza este año el sábado 28 de septiembre a las 5pm. La palabra xúchil viene del náhuatl xóchitl, que quiere decir flor. Los xúchiles son ofrendas hechas cucharilla (hojas de cactácea) y cempaxúchitl. Son ofrendas mortuorias, de las más importantes es una dedicada a Fray Juan de San Miguel y otra a San Miguel Arcángel. Los xúchiles simbolizaban las cajas de muerto para los chichimecas. Como no podían pagar un cajón, armaban estas estructuras ricamente decoradas con flores y sobre ellas colocaban a sus muertos para sepultarlos; cuando el difunto era enterrado, el xúchil era colocado sobre la tumba como ofrenda. La estructura del los xúchiles constan de dos troncos paralelos con travesaños, sobre los que se teje la cucharilla y flor de zempaxúchitl; son cargadas por un aproximado de doce hombres, ya que pueden llegar a pesar hasta media tonelada. Una vez concluida la procesión, son colocados afuera de la Parroquia. En la procesión se cargan aproximadamente 12 de estas ofrendas, que son traídas por fieles de varias comunidades como Cruz del Palmar, San Miguel Viejo, La Cieneguita, Alonso Yáñez y el Valle, entre otros.

Danzas
En la Calzada de la Estación se realiza el “Encuentro”, que es una tradición muy antigua, en donde llegan varios danzantes, que representan a las tribus que habitaban la localidad previo a la conquista. En este ritual, las tribus se piden perdón por cualquier malentendido u ofensas que se hayan causado. A las 5pm del sábado, salen en procesión rumbo a la Parroquia, detrás de las ánimas y xúchiles.
Este año participan alrededor de 41 danzas locales y 14 visitantes, de estados como Estado de México, Jalisco, Tlaxcala y Veracruz, entre otros, además de siete carros alegóricos. Las danzas se dividen en danza Azteca, de Pluma y Rayados. La primera, la Azteca es un tipo de danza muy primigenia, sólo acompañada de la percusión; la de Pluma ya introduce otros elementos, como los instrumentos de cuerda y trajes más elaborados (con plumas de aves exóticas y bordados), representa la etapa después de la evangelización; la danza de Rayados está integrada por las danzas de la cultura chichimeca.

Entrada de las ánimas
Esta es una procesión muy solemne y ritual, con un significado muy profundo para la comunidad indígena. Según don Félix Luna, esta procesión, es un recuerdo de los cuatro capitanes de conquista y todos aquellos que murieron en el proceso de evangelización en la entonces Villa de San Miguel el Grande. Esas víctimas, son representadas con las ánimas, o cruces que encabezan el desfile. Luna, comentó que el desfile es también un recuerdo de la batalla sangrienta ocurrida en el puente de Calderón, donde murieron muchos chichimecas, quienes colocaron sus muertos en camillas, decoradas, posiblemente con flores de la época, y que pueden ser también el origen de los xúchiles.

Mojigangas
Las festividades de la Alborada son el escenario original de estos enormes muñecos, los cuales parecen amenizar cada boda y evento social últimamente. El origen en México de los sonrientes y grotescos gigantes de cartón, según don Polo Estrada, se remonta a la conquista. Las mojigangas fueron traídas para evangelizar. Las primeras figuras eran de los reyes o gobernantes en turno, igualmente de santos. Se usaban para llamar la atención poderosamente y exaltar al santo o al rey. Más tarde fueron empleadas para exagerar los defectos de los poderosos.

Paseo del Señor San Miguel
Con este paseo se concluyen las festividades en honor de San Miguel (ocho días después de la fiesta), el cual consiste en un recorrido con la imagen del arcángel que guarda la Parroquia en la parte más alta del altar, por las principales calles e iglesias de la ciudad. Esta imagen es de las más antiguas de la ciudad, con más de cien años y una armadura de plata maciza. Este paseo es una forma de concluir las fiestas con una presencia un poco más física del santo celebrado, donde la preciada imagen sale a dar su bendición a la multitud y se deja ver de cerquita una vez al año. Se viene practicando este paseo desde aproximadamente 25 años, después de haber sido revividas por don Felix Luna y otros tradicionalistas. Consulte el calendario completo de eventos en Que Pasa.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove