photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Carta recibida en la redacción de Atención

Editor:

En primer lugar, mis profundas condolencias a la familia de Marcia Dworkin . Era una buena amiga y vecina en Manjarrez de Mexiquito .

Quizás no sepan que Marcia se estaba quedando ciega desde hacía algunos años. La casi total pérdida de su vista la obligó a dejar de manejar. Es muy poco probable que anduviera caminando bajo la lluvia la noche del 15 de septiembre. Es casi seguro que haya tomado un taxi. Acostumbraba pedir al taxi que esperara hasta que entrara a su casa. Tenía un sistema de alarma en su casa y un botón de pánico. No hace falta ser investigador para hacer deducciones importantes.

Este incidente me duele profundamente. Yo ha sido víctima de tres robos, un asalto, se robaron también la batería de mi coche y la placa. Y todo en esta pequeña y aislada comunidad. La mayoría de estos incidentes fueron reportados a la Policía Preventiva y/ o al Ministerio Público. No ocurrió nada. Los incidentes de este tipo se han convertido en eventos regulares en esta colonia que sigue siendo una buena mezcla de mexicanos y extranjeros. Casi todos son personas de clase media que rechazaban la idea de vivir en un fraccionamiento bardeado. ¡Bien por eso!

Por supuesto que no estoy culpando a la policía. Se colocan 24 patrullas, les pagan poco a los policías y se espera que se desempeñen con la máxima eficacia. Tampoco estoy culpando al Ministerio Público. Están abrumados por incidentes criminales, tanto pequeños como grandes. Cuando atrapan a algún ladrón, por lo general sale de la cárcel en 48 horas. Cada joven carterista o asaltante de la ciudad conoce el acuerdo y trabajan con impunidad.

No se trata de cárteles de droga sino de pequeños grupos de bandas que han mantenido secuestrada nuestra ciudad desde hace algunos años. Estamos hablando de hombres desesperados, jóvenes sin preparación ni empleo , que se aprovechan de los connacionales y extranjeros… especialmente en días festivos cuando necesitan dinero para comprar droga, alcohol y similares .

Yo, por mi parte, estoy cansado de esto. Estoy cansado de todos los crímenes sin resolver, de todas las excusas por parte del gobierno municipal, y de ver a tanta gente buena cuyas viviendas y bienes han sido violados. Y por si fuera poco, estoy triste por la falta de voluntad mostrada por mis compañeros sanmiguelenses.  Hoy todo el mundo está enfadado, pero la próxima semana, todos dirán “no hay que mover las aguas”.

Hace tres años, formamos el Comité de Seguridad Ciudadana. Funcionó por un tiempo, y luego, cuando las tensiones disminuyeron, todos volvieron a lo que estaban haciendo. Tenemos un mensaje claro: ¡ninguna organización de seguridad aquí en San Miguel va a funcionar sin la cooperación y la participación de la comunidad mexicana! El caso de la muerte de  Joyous Heart en febrero pasado fue resuelto debido no sólo a la presión ejercida sobre el alcalde, no sólo por la comunidad extranjera, sino también por los mexicanos indignados. Pero ¿qué pasa con todos los otros crímenes sin resolver? En 16 años que he vivido aquí, nunca he oído hablar de objetos robados que hayan sido regreados a sus legítimos dueños! ¿Quién está cuidando los intereses de los sanmiguelenses?  Tenemos que ejercer presión sobre la autoridad o pronto perderemos la gallina de los huevos de oro. ¡Basta ya!

 

David Bossman

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove