photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Una fuente para Morlette

Por Antonio De Jesús Aguado

Juan Patricio Morlette Ruiz nació en San Miguel de Allende en 1713. Según información del entonces cronista de la ciudad, José Cornelio López Espinosa, Morlette fue un artista de gran éxito en su tiempo.

En una viñeta, el cronista dice que Morlette hizo los retratos de los virreyes Agustín Ahumada y Villalón, marqués de las Amarillas, Francisco Cajigal de la Vega y Francisco de la Croix, existentes en el Museo de Antropología e Historia en Chapultepec. “Sus impresionantes dotes de retratista pueden verse en esas pinturas” escribe.

También le gustaba pintar a la Virgen de Guadalupe y una de esas obras, según López Espinosa, lo conserva una de las familias de mayor tradición en San Miguel de Allende.

Existen registros de que trabajó para los jesuitas, por su pintura de San Luis de Gonzaga, que se encuentra en la Pinacoteca Virreinal. Otra de sus pinturas es la “Alegoría de la Virgen como protectora de la fe”, también está en la Pinacoteca. Morlette desarrolló un estilo que preparó el camino para el neoclasicismo en México.

Aunque se desconocen sus antecedentes familiares, Morlette dejó la Villa en 1729 para ir a la ciudad de México y fue aprendiz del pintor José de Ibarra, quien representa el máximo esplendor del arte barroco del siglo XVIII en la Nueva España. El artista murió en 1772 a los 57 años.

El 30 de agosto, tradicionalistas de San Miguel de Allende se reunieron para celebrar una misa en su honor, ello con la idea de que en el futuro se reconozca al artista como sanmiguelense, que se le dé la importancia que merece en la ciudad y que una fuente o una calle pueda llevar su nombre.

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove