photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Talleres para todos en el CEDECOM

Por Antonio De Jesús Aguado

Más de 1800 personas acuden semanalmente al Centro de Desarrollo Comunitario de San Miguel de Allende, ya sea para adquirir nuevas habilidades y conseguir un mejor empleo o por placer. Más de 40 talleres están abiertos para mexicanos y extranjeros y los requisitos son mínimos.

El CEDECOM, es una dependencia de la dirección de Desarrollo Social y Humano, comenzó a operar en 2007 y está ubicado en la parte alta de la ciudad. A través del tiempo, los talleres han aumentado de 10 a 44 y van desde los deportivos como Tae Kwon Do y Yoga; los artísticos como ballet y teatro o los de oficio como cultora de belleza y cocina. Además, este centro es actualmente modelo estatal por su forma de trabajo y servicios ofrecidos. Por ello, servidores públicos de municipios como San Luis de la Paz e Irapuato, entre otros, han asistido al lugar con el objetivo de conocer la forma de operación y aplicarla en centros similares en esas ciudades.

Esta dependencia, funciona con un presupuesto anual de 1.5 millones de pesos, de los cuales, la mitad es aportada por la federación y el resto por el municipio.

El mes pasado, surgió un malentendido, en el que se informaba que se cancelarían varios talleres por falta de recursos, sin embargo, Martín Salgado Cacho, director de Desarrollo Social informó que el municipio tiene la solvencia necesaria para que el centro siga operando y sirviendo a la población como lo ha venido haciendo desde hace seis años.

Sobre los talleres

Según Adriana Muñoz, encargada de la dependencia, el CEDECOM tiene el firme propósito de que los asistentes aprendan un oficio, razón por la cual existe este lugar, y se integren más tarde al mercado laboral o incluso puedan abrir sus propios negocios y aportar al gasto familiar.

En los talleres de oficio, las personas son capacitadas durante varios meses, dependiendo el taller que elijan, y aunque no tiene un valor curricular, reciben un reconocimiento que los avala como personal capacitado para integrarse al campo laboral. “Nosotros hemos extendido incluso cartas de recomendación para que las personas puedan trabajar”, dijo el director, quien piensa que para que haya un verdadero desarrollo en el municipio, aquellos que pretendan trabajar deben al menos tener los conocimientos básicos que les abran las puertas a mejores oportunidades.

En el edificio, todos los salones para clases están equipados; por ejemplo, para el taller de cocina, se cuenta con equipo de cocina industrial y se provee de insumos básicos como sal o azúcar a los estudiantes. Debido a que está prohibido que los profesores soliciten cualquier tipo de material a los alumnos, en el caso de las clases de cocina, existen acuerdos entre los alumnos y el profesor para que se compren los insumos, pero nada es obligatorio. Otro de los cursos que se ofrecen, ligado al de cocina, es repostería. Hay también el de cultora de belleza, electricidad, reparación de equipo de cómputo, masoterapia (masajes) y corte y confección. Asisten entre 15 y 25 personas por cada taller.

Según el director de Desarrollo Social, en general a los cursos de oficio asisten personas de escasos recursos económicos, provenientes de comunidades y colonias cercanas. A algunas de ellas incluso se les ha apoyado, a través de la dirección de Fomento Económico, para que puedan abrir negocios propios y a otros se les ha canalizado al área de bolsa de empleo para que puedan contratarse en lguna empresa.

No todo ha funcionado

Los talleres evolucionan acorde a las necesidades de las personas, por ejemplo, el taller de inglés consta de cinco niveles y el de cultora de belleza se concluye en dos años. Sin embargo, ha habido algunos que no han tenido la respuesta esperada. Preocupados por los casos de bullying en las escuelas (diferentes niveles educativos), la Dirección de Desarrollo Social propuso a las instituciones educativas un taller para identificar, prevenir y enfrentar el bullying.

Se envió un documento a los directivos de los centros educativos para que asistieran los maestros (que son quienes pueden darse cuenta que el bullying existe), sin embargo, no hubo respuesta, no asistieron, y el taller fue cancelado.

Viendo a futuro

Adicional a los talleres actualmente ofertados, Salgado Cacho informó que el proyecto para la apertura de servicios médicos está en proceso. Ya se presentó el proyecto a la federación, misma que apoyaría para el equipamiento de tres consultorios que podrían comenzar a operar este mismo año.

Salgado dijo que en la dirección que él encabeza, respetan los servicios que ofrecen instituciones como el Seguro Social o el Hospital General, pero quieren contribuir para que en el país haya, por ejemplo, menos obesidad infantil, y por eso una de las propuestas es que un consultorio sea ocupado por un nutriólogo. Se equiparía otro espacio para que se ofrezcan los servicios de psicología clínica, según dice el director, porque muchas veces la gente es atendida en las dependencias de salud, pero no hay una rehabilitación psicológica para los pacientes.

Se ofrecerían también servicios de medicina general con dos turnos de lunes a viernes y uno los fines de semana. Sobre los costos (cuotas de recuperación) comentó el director, no son para lucrar, sino “una ayuda para los médicos”, por eso será menor a los ofrecidos en algunas farmacias que cargan hasta treinta pesos, en el CEDECOM los costos podrían estar un 50 por ciento debajo del promedio, dijo.

Los talleres, basado en información proporcionada por Adriana Muñoz, se dividen en:
Educativos: creatividad infantil, inglés, diseño gráfico, fotografía digital, computación, entre otros.
Musicales: violín, viola, piano y guitarra.
Artísticos: ballet, dibujo, baile de salón, danza folclórica  y teatro.
Cursos de manualidades: bisutería, patchwork, manualidades para el hogar y bordado con listón.
Deportivos: zumba, Tae Kwon Do, defensa personal, kick boxing, qigong, yoga y Kung Fu.

Los requisitos para integrarse a cualquiera de los talleres son: dos fotografías tamaño infantil, copia de acta de nacimiento, CURP, credencial de elector y un comprobante de domicilio. En el caso de extranjeros, el único requisito es que comprueben que su estancia en el país es legal. Pago de la cuota de recuperación (30 pesos).

Actualmente, además de los mexicanos, extranjeros de países como: Cuba, Estados Unidos, Corea e incluso canadienses están inscritos en los talleres.

El Centro de Desarrollo Comunitario está ubicado en Francisco José de Landeta 8 en la Infonavit la Luz. El horario es de 8:30am-8pm y los sábados de 9am-1pm. Para mayor información puede llamar al 110-3180.

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove