Tianguis y casas de empeño; compra y venta de productos ilegales

Por Antonio De Jesús Aguado

En San Miguel de Allende se registran alrededor de seis robos semanales a casa habitación, así como a interior de vehículo. Los objetos producto de esos actos vandálicos son: computadoras, estéreos, cámaras digitales, celulares, televisiones y tabletas, entre otros; que se presume terminan comprándose y vendiéndose en los tianguis e incluso en las casas de empeño, que se convierten en receptoras legales de electrodomésticos y electrónicos de procedencia ilícita.

El 28 de junio, se celebró en el municipio la quinta sesión ordinaria del Día del Alcalde, a la que asistieron presidentes municipales y secretarios, así como el gobernador del estado. Ese día, en materia de seguridad, el alcalde  sanmiguelense Mauricio Trejo Pureco, anunció que él y la policía de la ciudad trabajarían en contra de aquellos vendedores ambulantes que no pudieran comprobar la procedencia de aparatos electrónicos, pues afirmó que todo lo que se roban de las casas y de los autos se vende en los tianguis. Sin embargo, ahora también se ha involucrado a casas de empeño, yonkes y otros espacios con venta de autopartes, mismos que serán inspeccionados para comprobar que cumplen con todos los requisitos para operar lícitamente.

Tianguis de los martes

Según el director de Servicios Públicos, Julián Villela, existen seis tianguis itinerantes en la ciudad. El más grande, con 1,200 comerciantes, y el más concurrido por los sanmiguelenses es el de los martes, instalado por el Boulevard de la Conspiración. En esta “placita”, la plancha uno y dos están concesionadas y el 95 por ciento de los comerciantes vienen de otras ciudades. En la plancha cuatro, la mitad de los comerciantes son foráneos y el resto son sanmiguelenses. La última plancha es manejada por la dirección de Servicios Públicos y también el 50 por ciento de los comerciantes son foráneos.

Aunque es un delito federal, en este mercado se vende piratería. Una comerciante de películas dijo que han tenido varias inspecciones pero como ya todos se conocen se pasan la información y guardan tanta mercancía como sea posible antes de que los agentes federales lleguen a sus puestos. Lo mismo sucedió hace dos semanas, cuando personal de la Dirección de Seguridad Pública montó un operativo en coordinación con el departamento de Mercados. Julián Villela dijo que esta acción fue para inspeccionar los puestos de las personas que venden autopartes, estéreos o celulares, que pudieran tener una procedencia dudosa. La inspección fue exitosa en tres puestos, donde se confiscó la mercancía. Cuando se estaba realizando, en palabras del director “hubo un corredero de vendedores” pues entre ellos se comunicaron sobre el operativo y comenzaron a retirar sus productos, entonces cuando se les revisaba ya tenían sólo poca mercancía.

Este operativo, informó el funcionario, fue para reducir los índices de robo, ya que no puede el gobierno local, por un lado estar combatiendo los delitos y por el otro instalar un mercado, donde se le dan todas las facilidades al comerciante para que venda lo que ha sido robado. Los vendedores a quienes se les confiscó la mercancía no pudieron comprobar la procedencia legal “sin embargo no se les puede comprobar que sea robada”, por eso, pagaron al municipio una multa de 2 mil pesos y se les devolvió su producto. Villela comento que al martes siguiente al operativo, los vendedores ya no se instalaron.

Gabriel Arturo Yáñez, director de Seguridad Pública, indicó que aunque los productos puedan ser presumiblemente robados, a su dependencia no le corresponde investigar, por ello, sólo se ha dialogado con los vendedores para que eviten comprar y vender esa mercancía

Casas de empeño y tiendas de autopartes

Yáñez Saldaña informó que en esta matería, el tema más peligroso son las casas de empeño, ya que están legitimadas para llevar a cabo la recepción de mercancía y en el 99 por ciento de los casos no requieren ningún tipo de documento comprobatorio de la procedencia para realizar el empeño y “se convierten en receptores formales de productos que pueden tener un origen ilícito”, aunque aclaró que eso es un tema federal. Más tarde, en rueda de prensa informó que actualmente están trabajando en una estrategia municipal para revisar que cada establecimiento de este tipo cuente con los permisos municipales para operar, y en el caso de que no los cumplan, serán clausuradas.

En una casa de empeño de joyería, una empleada comentó que los préstamos van desde 100 hasta 2,000 pesos, dependiendo del metal (oro o plata) y el peso. Empeñar una joya es muy simple, la persona llega, con ácidos se comprueba que el metal sea auténtico y se ofrece una cantidad al cliente (para que empeñe o venda su prenda). Se hace únicamente un registro de los datos de su credencial de elector. La trabajadora dijo que el Ministerio Público ha llegado para hacer investigaciones y que incluso se ha llevado a los delincuentes. En esos casos, la prenda se entrega al MP “y la casa pierde” indicó.

En otro negocio, una de las empleadas dijo que nunca se requiere factura del producto, pero para evitar problemas posteriores se pide una identificación a los vendedores, aunque muchas veces, éstos venden el producto a la tienda antes que empeñarlo.

En otra casa, traté de empeñar un celular Samsung Galaxy Mini SIII y ofrecieron prestarme dos mil pesos. Para ello debía traer una identificación oficial como: cartilla del servicio militar, credencial o una cédula profesional, no solicitaron comprobante de compra. De igual manera informaron que si quisiera empeñar un auto forzosamente debía llevar la factura y todos los documentos “en orden” que comprueben su procedencia lícita. El empleado dijo que no tienen objetos robados en San Miguel, ya que él presume, “lo que roban aquí lo venden en otras ciudades”.

Personal de Prendaplus, casa de empeño, habló para Atención sobre el proceso para empeñar o comprar un producto y además hicieron algunas recomendaciones. Dijeron que antes de que ellos tomen un objeto en compra o empeño hacen una serie de preguntas a los clientes, para asegurarse de que el objeto no es robado, como ¿dónde, cómo y cuándo lo compró, cuánto le costó? Además en el caso de teléfonos, computadoras y tabletas deben saber las contraseñas y llevar el cargador. Posterior a la entrevista se ofrece la cantidad (acuerdo entre la empresa y el cliente). Si el cliente accede, éste debe llevar una identificación, de la cual la empresa registra todos sus datos y además se toma una fotografía al vendedor.

Algunos empleados informaron que en una ocasión, agentes de la Procuraduría de Justicia del Estado visitaron el negocio, y dejaron sus datos, que podrían utilizar en el caso de que lleguen sospechosos. Remarcaron que sólo en una ocasión tuvieron un caso en el que una guitarra que ellos compraron era robada. Aquí se acepta todo tipo de artículo, a excepción de casas. Además, dijeron que sus clientes son desde abogados, doctores y profesionistas que empeñan en la mañana y en ocasiones por la tarde recuperan sus productos. También remarcaron que están listos para cualquier inspección que autoridades estatales, municipales o federales pretendan hacer.

Los trabadores de Prendaplus dijeron que para vender, empeñar e incluso para poner una demanda en el Ministerio Público, siempre es importante que el propietario guarde el comprobante de compra, además de: número de serie, modelo, características generales del artículo y contraseñas en el caso de electrónicos.

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove