photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Obtener ganancias por encima de la racionalidad ambiental es “suicida”

Por Patricia Cardona

Durante el segundo encuentro de la serie Diálogos del Agua de la campaña de conservación  Aguavida SMA se habló del aumento de las tarifas del agua para quienes más la consumen, así como de una distribución más equitativa en toda la región. Pero los inversionistas insisten en obtener ganancias por encima de la racionalidad ambiental y esta actitud es “suicida”, sobre todo en un momento de extrema sequía, expresó el doctor Javier Castellanos, miembro del Sistema Nacional de Investigadores

El experto advirtió que aún padeciendo el tercer año de severa sequía, el estado de Guanajuato continúa extrayendo de sus 16 mil pozos la cantidad de casi 5 mil millones de metros cúbicos por año para uso doméstico, industrial y agrícola. “Si continuamos con esta sobreexplotación, nuestro futuro se ve complicado”.

Esto es sólo el principio y “no estamos prestando atención”, pese a que nuestras presas están al 20 y 30 por ciento de su capacidad, indicó el doctor Castellanos,  líder nacional de investigación en nutrición vegetal del INIFAP durante el periodo 2000-2006. Explicó que en otras partes del mundo, el año pasado se registró la peor sequía de los últimos 50 años.

El doctor Castellanos expresó que en México debemos enfocarnos en  las 30 millones de hectáreas para uso agrícola en tanto que muy pocas tienen agua subterránea; el resto depende de las temporadas de lluvia.  Con el cambio climático los ciclos estacionales se han vuelto impredecibles, afirmó. Plantea la hipótesis de que de agotarse el agua subterránea en los próximos 14 años, —tal y como se predice de no tomarse medidas drásticas—, tendríamos que depender de los cultivos de temporal, algo totalmente inverosímil por lo errático de las estaciones de lluvia, lo que nos obligaría a depender de otros países para el abastecimiento alimentario.

En una zona semidesértica como es San Miguel de Allende, en donde la capacidad de recarga del acuífero es nula, se requiere de medidas inmediatas para prever cuánta  industria, desarrollo inmobiliario y agrícola puede sostener la región.
La reforestación se plantea como una tarea indispensable para evitar el avance de la desertificación y erosión de los suelos, siempre y cuando los árboles sean originarios de la zona. El doctor Juan B. Morales-Malacara, quien también participó en la ponencia, explicó que los árboles de diferentes especies pueden dañar las especies locales. Hay  algunas sustancias presentes en ciertos tipos que generan un rechazo a otros árboles. La importancia de conocer los ecosistemas de la región garantiza también la sobrevivencia de la fauna local. El doctor Morales-Malacara explicó que los animales tienen que reconocer su fuente de alimento para seguir subsistiendo.

“La reforestación ayuda a la recarga del acuífero aunque de manera indirecta, mientras que previene directamente la erosión de los suelos. Además, hay formas de recargar el acuífero identificando cuencas donde el flujo de entrada del agua es natural”, explicó Morales-Malacara. Dijo que no es conveniente perforar entradas de recarga de manera arbitraria ya que “debemos asegurarnos de que el agua efectivamente logra llegar al acuífero y no cae en una cueva subterránea contaminada por los proyectos de vivienda, industria o depósitos de basura”.

El próximo encuentro de la serie Diálogos del Agua abordará el tema de Gestión y uso del agua en zonas rurales y urbanas y se llevará a cabo el martes 30 de julio en la Universidad de León, en Insurgentes 1 (Plaza Cívica), campus San Miguel de Allende, de 5a 7pm.

Para ver las transcripciones de los Diálogos del Agua e información adicional sobre el agua en San Miguel visite la página: www.aguavidasma.org

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove