photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

En la Cocina… El Ten-ten-pie

Por Jade Arroyo

El Ten-ten-pie es un lugar icónico en la ciudad, con 21 años abierto –y contando-. Es el lugar al que vas a cenar cuando se te hace tarde, donde quedas con amigos para comer o saludas a alguien con la mano siempre que pasas por ahí. El nombre “el ten-ten-pie” viene del español antiguo, expresa comer algo casual que ayude a mantenerte en pie, sin ser una comida tan formal. En otras palabras: “echarse un taco”.

Así de sencillo y de sabroso es comer en este lugar. Abierto todos los días de 9am-12am; en este versátil restaurante se puede desayunar, comer, botanear o tomarse unos tragos.

Para comprender la comida mexicana, tenemos que entender que sin chile “no sabe”.

El tradicional chile es un símbolo muy importante en la idiosincrasia de México, parte fundamental de la tradición y la cultura. En la gastronomía de México, las salsas son prácticamente infinitas en su variedad. Combinado con otros ingredientes se crean las salsas, que aderezan todo en la mesa; desde los predilectos tacos y quesadillas, hasta huevos, arroces, carnes, tostadas, sopas y casi todo lo que quedé en medio. Los elementos básicos giran alrededor del chile: los hay frescos y secos o ahumados, se pueden usar con o sin semilla, y con o sin vena. En esta ocasión, descubriremos como hacer una salsa de chile de árbol. Sencilla y perfecta, su estimulante sabor y aroma ahumado le darán un plus a cualquier platillo.

Salsa martajada de árbol

(1 taza o 6 porciones)
10 chiles de árbol secos
8 tomates verdes
1 diente de ajo
¼ cebolla
Pizca de sal de grano
Molcajete grande

Preparación:

Teniendo todos los ingredientes limpios y pelados, se ponen a asar en una plancha o sartén (sin ningún tipo de grasa). Se van moviendo los ingredientes para que el tostado quedé parejo. A los cinco minutos retirar los chiles, si se sobre cocinan, el sabor será amargo. Dejar los demás ingredientes (tomates, ajo, cebolla) por un total de 10 minutos.

Retirar del fuego. Se comienza ahora con el molcajete: primero se muele el ajo, luego se van agregando los chiles y al último los tomates verdes y la sal de grano. La textura de la salsa depende del gusto de cada quién; el tiempo y fuerza del acto de “molcajetear” dependerá de esto. Para esta salsa, se sugiere que queden trozos grandes, obteniendo la muy gustada salsa martajada (que no puede reproducirse en una licuadora). Se deja enfriar y esta lista para servirse.

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove