photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Festividad del Valle, inicio y fin de un ciclo

Por Antonio De Jesús Aguado

Religión, folklor y tradición enmarcan anualmente la festividad en honor a la Santa Cruz en el Valle del Maíz. Los eventos que incluyen locos, danzas, mojigangas, alboradas y coloquios representan también una (escalera al cielo) forma de llegar a Dios.

El Valle del Maíz está localizado sobre la Salida a Querétaro y según los habitantes fue fundado al mismo tiempo que la Villa de San Miguel, ya que cuando los españoles llegaron a la ciudad necesitaban de esclavos para que construyeran sus casas y trabajaran la tierra, para ello comenzaron a traer esclavos (otomíes, chichimecas e incluso negros) a los cuales instalaron en el Valle. Don Polo Estrada informa que la historia no indica la fundación del Valle debido a que no era importante para los conquistadores, quienes únicamente escribían información que les convenía y otra sin importancia como “había indios con rayas azules en el rostro o sin una oreja”. El nombre del Valle del Maíz proviene, probablemente, de la fertilidad que este lugar tenía en el pasado y la abundancia de agua, por lo que pudo haberse sembrado maíz en el área. Don Polo, quien es encargado de mojigangas en la festividad recordó que cuando él tenía 6 años, la gente tenía pozos en sus casas y el agua estaba a tres metros bajo el piso por lo que se cultivaban muchas flores en el Valle, posteriormente se comenzaron a construir grandes pozos para la agricultura en la parte alta de la ciudad y el agua desapareció del barrio.

Significado de la Santa Cruz

Cuando los conquistadores llegaron al “Nuevo Mundo” trataron de convertir a los nativos al catolicismo y eliminar sus dioses de piedra. Según Don Polo, los españoles querían que los nativos adoraran una cruz de madera, a lo que éstos se negaron si no era hecha de piedra, pues a través de ésta imagen podían seguir adorando a sus antiguos dioses; de allí el origen de la Santa Cruz, que en su interior guarda la idea del Cristo.

Durante la conquista, cada que se formaba un pueblo o una colonia, los frailes lo marcaban con una cruz tirando un puñado de tierra a los cuatro puntos cardinales declarando el pueblo fundado en nombre de Dios y del rey de España.

La Santa Cruz del Valle fue hecha de piedra; está decorada con varios símbolos de la pasión y en su interior cuenta con un Cristo crucificado que puede verse a través de un pequeño cristal. Esta Santa Cruz permaneció por más de 70 años en el altar de la iglesia en ese barrio, y cuando fue bajada (en 2002) los encargados de la festividad del Valle encontraron un documento en el que se establece que la Santa Cruz se estrenó el 19 de Junio de 1902. Esta imagen, que es milagrosa y la gente le tiene mucha fe. Don José Centeno, primer mayordomo de la festividad, comenta que cuando bajaron la imagen del altar en el 2002, la recostaron sobre una mesa y vieron claramente como el Cristo que está dentro giró su cabeza hacia un lado como si quisiera que los organizadores de la fiesta lo vieran, y sólo volvió a su posición.

Desde 1802 ya existía una capilla muy rústica en el Valle en la que se adoraba a la Santa Cruz, y en 1936 se inició la construcción de la capilla actual por Fray Luis Chávez de Garibay. Al interior de esta capilla se encuentran varias pinturas “milagros” que se han hecho en honor a la Santa Cruz, por haber curado a los devotos de enfermedades graves. En el interior también se encuentra una Santa Cruz Peregrina, que en el pasado era llevada a las diferentes comunidades durante el año y al regresarla al Valle los mayordomos traían frijol, maíz y otros alimentos que eran vendidos para financiar la festividad.

Sobre la Salida a Querétaro se encuentran dos cruces más, que fueron colocadas después de que en la guerra cristera dos persona fueron  colgadas en esos puntos. La comunidad se organizó y las colocó.

La Fiesta es para todos

La historia no indica la fecha en que se comenzó a celebrar a la Santa Cruz en el Valle, sin embargo no es importante ni lo será, ya que la tradición se hereda de padres a hijos y lo único que necesitan entender es que la fiesta no es para la gente, no es para turistas o para curiosos, es el fin de un ciclo y el inicio de otro, en el que se agradece a Dios por los beneficios concedidos durante el año, como el agua, buenas cosechas, salud y sobre todo la oportunidad de seguir vivos; necesitan entender que no es una feria donde todo se vende, sino una celebración donde la gente comparte lo que tiene. La festividad del Valle del Maíz es una tradición que se encuentra en estado puro, una celebración en la que el gobierno local no se mezcla y que es financiada por los habitantes del barrio y de otras comunidades que han recibido un beneficio o “milagro” de la imagen. A toda la gente que asista a la celebración se le pide lo haga con respeto y a quienes toman fotografías que no se interpongan entre los elementos rituales.

Previo al inicio de la fiesta se celebran varios eventos musicales en la explanada de la iglesia, que aunque no forman parte de la festividad ya son una tradición. El jueves 23 se presentaron Los Leones de la Sierra de Xichú, un grupo de guapangueros que a través de sus coplas hacen una crítica a los problemas económicos, políticos y sociales del México actual. Los Leones han participado por más de veinte años en la fiesta del Valle.

La celebración comienza oficialmente el viernes 24 de Mayo a las 8pm con el Ensaye Real, éste consiste en  una procesión por las calles del barrio a través del cual los participantes piden permiso a Dios para comenzar con la festividad. En la procesión participan danzas, locos, donadores de cera, bandas de música y devotos a la Santa Cruz. Los rituales concluyen a las 12am y comienza la construcción del crucero (ofrenda hecha con cucharilla y flores en honor a los antiguos organizadores que fallecieron) y la velación de la pólvora que se ha de quemar a las cinco de la mañana del sábado en una alborada que concluye a las 7am con reparto de atole y tamales. A las 5pm del sábado ya es una tradición realizar las “guerritas” (al poniente de la Plaza Real del Conde) un enfrentamiento entre indios chichimecas y ejércitos extranjeros; parece una verdadera lucha, y quien tenga más rehenes es quien gana, a veces ganan los extranjeros, a veces los chichimecas.

Desfile por la ciudad

El domingo, a las 12 del medio día mojigangas sonrientes, danzas, cuadros de locos, bandas de música y carros alegóricos salen del Valle y desfilan por las principales calles de la ciudad. Este desfile comenzó hace muchos años e incluía sólo un violín y una chirimía y tenía la intención de recolectar artículos para la festividad, eventualmente fue creciendo hasta alcanzar esta magnitud. El desfile concluye en el Valle en donde siguen bailando las danzas; las danzas son variadas, algunas cuentan con una muerte, un diablo y un loco, quienes “matan” a un danzante y simulan repartirlo, posteriormente el muerto es resucitado por otro integrante de la danza y el baile continúa, este acto puede repetirse múltiples ocasiones.

A las 7pm comienza el coloquio “El Tesoro Escondido”, una obra de teatro que relata las artimañas del demonio para evitar que los pastores llegaran a Belén para adorar a Jesucristo después de su nacimiento (La obra concluye a las siete de la mañana del lunes). En la fiesta también hay palos y puercos encebados. A las 10pm se queman castillos y fuegos artificiales.

Consulte el programa de la festividad en Qué Pasa.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove