El Charco del Ingenio inauguró su Unidad de Ciencias

Por Antonio De Jesús Aguado

El Charco del Ingenio logró un proyecto que viene preparando desde hace más de 20 años, la construcción de su centro de ciencias, que ayudará a la investigación científica de la biodiversidad del área para su mejor conservación.

El Charco del Ingenio abrió sus puertas al público el 11 de julio de 1991 y desde su fundación tuvo la intención de conservar la biodiversidad de más de 60 hectáreas que conforman el terreno además de darla a conocer a la sociedad y concientizarla sobre la importancia de ese patrimonio natural. En 1991 cuando se comenzó la conservación del suelo por parte de la organización se eliminó la extracción de suelo, leña y sobrepastoreo, lo que provocó el rescate de unas 130 especies de plantas que en 2007 aumentaron a 600 creciendo en el terreno de forma espontánea (natural).

Desde la apertura del Charco, según su director Mario Hernández, tenían la idea de construir una Unidad de ciencias para el estudio de la biodiversidad del área y la región, sin embargo, debido a la falta de recursos no fue posible, hasta el sábado 18 de mayo, cuando inauguraron un complejo que albergará a científicos del país (investigadores, estudiantes, tesistas y voluntarios) que realizarán investigación científica sobre las plantas, flora, fauna, agua e incluso tierra del lugar y la información será compartida a la sociedad a través del Charco. La investigación que los científicos realicen servirá para entender lo que crece en la región, tener datos relevantes sobre las plantas que están creciendo y cómo están mutando y adaptándose a las nuevas condiciones climáticas y poblacionales para sobrevivir. Con los datos obtenidos se desarrollarán proyectos y técnicas para su conservación. Anteriormente el Charco únicamente reproducía y evitaba la extinción de las especies.

El complejo—amigable con el medio ambiente debido a su construcción con materiales de la región como carrizo, madera y tepetate compactado—cuenta con un laboratorio equipado en el que se realizará observación, limpieza, desinfección y tratamiento de semillas y plantas, siempre con procedimientos orgánicos. Cuenta con una oficina, en donde los investigadores podrán trabajar cómodamente. Junto a la oficina se encuentra el herbario, un espacio en el que se almacenarán las plantas de la región con su identificación e información general sobre su estructura “es una biblioteca de plantas muertas, colocadas en formatos siguiendo normas científicas, para su estudio” dijo Hernández. La construcción cuenta con una habitación y servicios básicos para los investigadores. La unidad está dedicada a Walter Meagher, quien falleció en 2010, pero desde que llegó a San Miguel hace más de quince años trabajó en estudios sobre la flora y fauna del charco.

Actualmente se están trabajando convenios de colaboración con universidades del estado, Querétaro, La Habana, Cuba y se espera lograrlos con la UNAM. El Charco del Ingenio cuenta con la colección botánica más grande del país, después de la UNAM, con 815 especies.

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg  photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove